21 de febrero de 2022

Impresiones con PowerSlave Exhumed; la resurrección de un FPS olvidado

 


Hubo un tiempo en que la carrera de los FPS estaba desbocada. Los 90 supusieron un devenir de títulos que seguían las directrices marcadas por DOOM y sucedáneos que trataban, en ocasiones, de aportar alguna jugosa novedad de cara al jugador, con el fin de diferenciarse del resto de la competencia. Uno de estos proyectos, un título personalisísimo de un joven estudio de desarrollo de videojuegos, fue Exhumed (o PowerSlave, como se le conoció en otros mercados). Un juego que vuelve a la palestra para ordenadores y consolas actuales gracias al buen hacer de Nightdive Studios.


Olvidado durante eones por aficionados y seguidores del género, Exhumed fue uno de los ojitos derechos de Samuel Villareal, un tipo perseverante donde los haya, cuyos trabajos de hace unos años han servido para dar lustre a algunos de esos títulos clásicos. Tras trabajar durante un tiempo en una versión gratuita bautizada como Poweslave EX, y cuyo código Samuel liberó hace unos años, en 2015 Nightdive Studios se hizo con los derechos del juego, y Villareal entró a formar parte del equipo que trabajaría en otros proyectos como Turok, DOOM 64 o Shadow Man Remastered, bajo el paraguas del bautizado como KEX Engine, una pequeña maravilla tecnológica que permite toquetear bien a gusto los controles y directrices técnicas de los juegos rescatados del olvido.

Podréis aumentar la munición gracias a unos orbes

 

Sea como fuere, y a la espera de que llegue el bombazo del remake de System Shock, Nightdive sigue proporcionando interesantes títulos a su catálogo, con producciones bien cuidadas, respetuosas con el material original y que suelen aportar novedades, aunque quizás con el caso que nos ocupan se hayan pasado un pelín de la raya. Y es que este PowerSlave Exhumed es en realidad un compendio de las versiones del juego original de Lobotomy que apareció a mediadios de los 90. Siendo un estudio pequeño, Lobotomy desarrolló más o menos en paralelo las versiones de MS-DOS y Saturn, y luego produjo otra versión para PlayStation.

Algunos enemigos os pondrán los pelos de punta

 

El juego para compatibles se basaba en el popular Build de 3D Realms (Duke Nukem 3D), y por tanto no contaba con muchas de las características técnicas que empezaban a imperar en el género. Muchos usuarios recordarán, sin embargo, la versión para Saturn, ya que fue una rara avis para esta consola. Los ingenieros se dedicaron a descifrar la intrincada tecnología del aparato de SEGA para extrujarla al máximo, utilizando los dos procesadores en paralelo, incluyendo algunas novedades técnicas nunca vistas hasta ese momento, y pasando del desarrollo más lineal del juego para MS-DOS para proponer un estilo abierto y aventurero que se asemeja (salvando las distancias) a las propuestas tipo Metroid o Zelda, donde al conseguir nuevos objetos se nos abren caminos que antes eran imposibles de alcanzar.

La combinación de alienígenas con el antiguo Egipto no es del todo novedosa

 

Los comentarios en revistas del sector fueron bastante magnánimos con esta versión, destacando ese poderío técnico y jugable, y aunque la conversión para PlayStation vino bastantes meses después, fue un juego (otra vez) muy diferente, con niveles adaptados o totalmente cambiados, y sobre el que la mayoría de jugones están de acuerdo en considerar inferior al juego para la 32 bit de SEGA.

El diseño de Nightdive para esta nueva versión ha decidido irse por la calle de enmedio, y mezclar lo que el estudio ha considerado los mejores aspectos de cada una de estas versiones, dejando de lado, quizás, el purismo de cualquiera de las versiones originales. Quizás haya sido una decisión simplemente comercial o de decidir dónde asumir riesgos y recursos, pero lo cierto es que no podemos dejar de comentar que este no es el juego original (de ninguna de las tres versiones), sino más bien una reinterpretación al gusto de los diseñadores, por lo que, aunque no puede considerarse un juego totalmente nuevo, sí que podremos disfrutar de una experiencia enriquecedora y novedosa si ya habíamos disfrutado de Exhumed en los 90.

¡Escuchad bien lo que os tiene que decir Ramsés!

 

La historia de PowerSlave Exhumed nos sitúa en la ciudad mítica de Karnak, en Egipto, donde lo que parece haber sido una incursión alienígena está poniendo todo patas arriba. Por si no fuera poco, los faraones parecen haber despertado de su místico letargo, y el mismísimo Ramsés nos guiará a través de las diferentes misiones que nos esperan por delante. Armados con un cuchillo y una pistola, aunque podremos recoger nuevas armas e instrumentos a medida que avancemos, nos abriremos paso a través de hordas de enemigos, criaturas como momias o demonios o molestos bichos como arañas y escorpiones (de lejos, lo peor en vuestros primeros pasos con el juego).

Podremos volver a niveles anteriores gracias al mapa


Por debajo del típico desarrollo más o menos laberíntico, subyace una interesante aventura que nos obligará a recorrer de nuevo nuestros pasos gracias a artefactos y poderenos que obtendremos a medida que avanzamos. También hay algunos secretos escondidos e interesantes extras para que no todo sea avanzar eliminando enemigos. Las pistas del faraón son también imprescindibles, y un mapa nos ayudará a dirigir nuestros pasos. Jugablemente es divertido, aunque alguno tosco en algunos aspectos (no hay que olvidar su origen). Los retoques de esta nueva versión, gracias a unos controles personalizables y muy pulidos, aportan un toque contemporáneo estupendo, correspondido con todas esos menús para configurar a nuestro gusto el apartado audiovisual, y sobre el que nos podremos perder a poco que no controlemos un poco el tema. Se nota el cariño y el mimo que el equipo pone en este tipo de resurrecciones, sin duda.

 

¡Lo que hubiéramos dado por el lanzallamos al principio del juego!

PowerSlave Exhumed es un divertido juego de tiros y aventuras en primera persona. Algunos lo califican como el precursor de Metroid Prime. Un servidor no iría tan lejos y, aunque es cierto que guarda similitudes con la obra maestra de Retro Studios, aquí todo sigue siendo más directo y menos pulido, a pesar del rediseño que han sufrido los juegos originales. De todas formas, sigue siendo un título disfrutable, diferente a los FPS más clásicos de acción non-stop de la época, y que aporta novedades al género y una ambientación diferente que siempre es de agradecer. Los añadidos técnicos (nosotros lo hemos jugado en Switch), como el aumento de resolución, aliasing, iluminación, etc. son más que bienvenidas, y el cuidado con el que trata sus desarrollos Nightdive sigue estando aquí, por lo que en ese aspecto no nos equivocaremos tampoco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Es el Spectrum Next la evolución que esperabas del <i>Speccy</i>? Tim Gilberts nos muestra en exclusiva la esperada máquina

Los pasados 27 y 28 de octubre tuvo lugar la Play Expo Blackpool 2018 , un encuentro retro en la ciudad costera británica cerca de Mán...