31 de enero de 2019

Impresiones con el remake de Phantomas 2 para Amstrad CPC: un clásico remozado y bien traído al siglo XXI



Rescatar un clásico querido por el público de una compañía más querida aún siempre es un arma de doble filo; por un lado, los autores se encuentran ya con una base solida y buenos mimbres sobre los que construir su propia versión, sin tener que inventarse nada desde cero. Por otro lado, las comparaciones van a estar ahí desde el primer momento en el que ponemos las manos en el teclado y pulsamos espacio para continuar y comenzar nuestra aventura. Aquí tenéis nuestras impresiones con Phantomas 2.

Al igual que aquellos autores que deciden rehacer un trabajo ya existente, a la hora de enfrentarse al análisis de un remake de un juego clásico nos encontramos con una primera decisión vital: ¿lo analizamos como un juego nuevo o lo hacemos desde un punto de vista meramente comparativo? Lo cierto es que la tentación de tomar el camino fácil y tirar de mera comparativa es irresistible; basta con enumerar una lista con las diferencias encontradas y ya cada cual que saque sus conclusiones. Sin embargo, ello implica dar por supuesto que todo el mundo conoce el título en cuestión -cosa que la inmensa mayoría de vosotros, lectores, lo hará aunque sea el título de oídas- y, además, dar también por sentado que todo lector que se encuentre con esta reseña tiene fresco el título original y recuerda todos los detalles. Tras pensarlo durante estos días paralelamente a jugar el título hasta su final, vamos a optar por lo que pensamos es más justo: tratarlo como un nuevo título para Amstrad CPC desarrollado en 2018 y publicado en 2019 con la esporádica comparativa con el título original.


Si dejamos por fin a un lado las introducciones y nos metemos -como diría nuestro buen amigo McKlain- a picar piedra, tenemos que comenzar con lo básico; Phantomas 2 es una videoaventura desarrollada originalmente por Emilio Salgueiro en 1986 y publicada por la entonces todopoderosa Dinamic. Este remake está realizado por Jordi Sureda y Santiago Ontañón, siendo el segundo un clásico de la escena MSX con varios títulos a sus espaldas y al que, suponemos, ha debido sobornar bien el bueno de Jordi para atraerle hasta la plataforma correcta.



Como decíamos, Phantomas 2 es una videoaventura plataformera clásica con un alto componente de exploración. Estamos atrapados en el castillo de Drácula y, para encontrar la salida, tendremos que recoger una serie de llaves que nos vaya abriendo nuevos caminos hasta recoger los tres elementos imprescindibles para acabar con el temido conde. A lo largo de nuestra aventura vamos a encontrarnos con mil y un cruces de caminos y será imprescindible recordar bien el camino adecuado a tomar, puesto que un error nos obligará a pasar demasiadas veces por el mismo camino de manera innecesaria, poniéndonos en peligro más de la cuenta.



Tras arrancar el juego y disfrutar de una espectacular pantalla de carga, obra de Jordi, nos encontramos con un menú de opciones remozado para la ocasión. Podemos elegir las teclas de control para nuestro personaje -aunque el equipo haya cometido el imperdonable error de sugerir que lo correcto es OPQA cuando todo el mundo sabe que las personas de bien utilizan QAOP- así como configurar el sonido. Y es que, la segunda sorpresa que se van a encontrar los amantes del título original, es que el juego dispone de música. En este remake del Phantomas 2 encontraremos diferentes melodías a lo largo del juego, según la zona por la que vayamos transitando, además de los clásicos efectos sonoros de la versión original. No obstante, para aquellos que deseen una experiencia más cercana a la original, existe también la posibilidad de jugar sin música, sólo con los efectos sonoros tal y como hacíamos hace 30 años.



El lector más avispado ya se estará haciendo la pregunta de rigor; ¿por qué el sonido es la segunda sorpresa que se encontrará el jugador veterano? ¿Cuál es la primera? Salta a la vista desde el primer momento; el colorido de este remake de Phantomas 2 para Amstrad CPC es muy superior al título original, al emplear el modo 0 de la máquina británica. Como viene siendo lógico, los gráficos pagan el peaje de explotar en mayor medida las capacidades de color del sistema; la resolución de los elementos es inferior y, si bien todas las pantallas y elementos del juego son perfectamente reconocibles, hay algún que otro elemento decorativo que pueda quedar algo peor. En cualquier caso, y siguiendo la premisa de tratar a este remake de Phantomas 2 para Amstrad CPC como un nuevo juego desarrollado en 2018, cabe decir que la elección de la paleta de color es muy acertada, casando a la perfección ese estilo oscuro con la lúgubre ambientación que uno espera del castillo de Drácula. Por cierto, Phantomas pasa a tener un gráfico acorde con la versión ZX Spectrum de la saga, en lugar del sprite diferente empleado en la versión de CPC del Phantomas 2 original.


Una vez iniciada nuestra aventura vamos a encontrarnos una pantalla dividida en dos. En la parte de abajo encontraremos el marcador del juego, con imagenes de nuestro protagonista y nuestro enemigo en un cruce de miradas que queda bastante chulo. Contamos con diferentes indicadores en dicho marcador entre los que se encuentran el número de vidas restantes, los objetos que llevamos recogidos, el número de contraventanas que nos quedan por abrir y la puntuación. En la parte de arriba, la zona de juego.



Como decíamos, nuestra misión será acabar con Drácula. Para ello, debemos recoger diferentes objetos a lo largo y ancho de todo el castillo del conde a la vez que abrimos seis contraventanas. Cuando localicemos una de ellas, veremos dos o tres pulsadores repartidos por el mismo nivel; basta con pulsarlos todos para que dicha contraventana se abra. Phantomas 2 es un juego en el que se avanza pantalla a pantalla a través de un total de 85, rediseñadas no solo a nivel gráfico -recordemos, nuevo modo gráfico con menos resolución y con píxel alargado- sino también a nivel de jugabilidad. Podemos regular el salto tanto en intensidad como cambiar la dirección una vez iniciado, lo que nos será muy util a la hora de calcular el ataque a según que plataformas móviles.



A nivel técnico, Phantomas 2 se mueve bastante bien. Como suele ocurrir en todos estos juegos, en principio tendremos que ir acostumbrándonos al salto hasta lograr una perfecta coordinación, sobre todo cuando debemos movernos a través de diferentes plataformas móviles sucesivas, pero da la sensación de que tenemos al personaje en todo momento bajo control y que será nuestra habilidad la que determinará nuestro éxito. Vamos a encontrarnos pocos saltos al píxel a lo largo de la aventura y si muchos momentos de coordinación total en los que tenemos que ver la manera de esquivar algún enemigo mientras hacemos lo propio con alguna que otra trampa para acabar aterrizando en la plataforma deseada.



El ensayo y error está a la orden del día; no es Phantomas 2 el típico juego que lograrás pasarte en la primera sentada. El juego requiere, al igual que el original, de bastante paciencia ya que pondrá a prueba nuestra calma y capacidad de resistencia. Phantomas 2 es un juego que, analizada su dificultad pantalla a pantalla, no parece gran cosa. Sin embargo, cuando nos metemos en faena y vamos moviéndonos por el mapeado, la atención y cálculos constantes acaban creándonos cierto desgaste, haciendo mella en nuestra paciencia y provocando errores tontos precisamente por no esperar hasta el momento adecuado. Enfrentarse a Phantomas 2 es enfrentarse a una batalla de desgaste más que a una batalla de habilidad extrema, aunque partida a partida iremos descubriendo truquitos, como por ejemplo plataformas en las que si nos colocamos en el borde a un solo píxel, el enemigo que patrulla dicha plataforma no nos alcanza.



Por norma general Phantomas 2 incita al juego pausado. Sí es cierto que algunos niveles no nos dan respiro desde el mismísimo momento de entrada, ya que alguna trampa nos empieza a disparar o algún enemigo va directo hacia nosotros. Sin embargo, la mayoría de niveles disponen de sitios de resposo, lejos del alcance de enemigos y trampas, que nos dan ese momento de tranquilidad necesario para planear los siguientes movimientos y templar los nervios llegado el caso. A medida que vayamos aprendiendo la manera más efectiva de atacar una pantalla, siempre podemos utilizar el truco de salir y volver a entrar, ya que los elementos vuelven a sus posiciones iniciales; perfecto para lograr el recorrido más óptimo de cada pantalla.



A la hora de implementar un sistema de vidas y colisiones, el equipo Jordi-Santi ha decidido apostar por un sistema algo diferente del original. En el remake de Phantomas 2 contamos con cuatro impactos por vida, pudiendo seguir el estado actual de nuestra vida en el corazón al lado del número de vidas restantes, en lugar de la barra de energía del original. Así mismo, tras recibir un impacto contaremos con unos breves momentos de invulnerabilidad. Llegado el caso de perder una vida, el juego se detiene momentáneamente y reaparecemos en otro lugar de la pantalla, por norma general totalmente a la izquierda o a la derecha. Aquí vamos a notar una diferencia de jugabilidad interesante respecto al original, ya que en dicha versión podíamos permitirnos el lujo de ir en plan kamikaze en determinados momentos del juego a costa de sacrificar vidas, pero en esta versión moderna no; si perdemos una vida, vamos a perder todo el avance realizado en la pantalla y volver al principio casi con toda seguridad. Ello nos obliga a tener aun más paciencia a la hora de meternos en según que berenjenal.



Hay un momento de inflexión claramente marcado en Phantomas 2; a medida que avanzamos por el castillo, llega un momento en el que pasaremos a las catacumbas. Tras un cambio de música que nos indica que nos estamos metiendo en otros derroteros, pasamos a una zona en la que la alimentación abunda, pero también las trampas y los enemigos. Por norma general podemos ir un poco más a lo loco, sobre todo si sabemos que camino tomar en cada bifurcación, siempre y cuando estemos preparados para recibir más impactos y confiar en recargarnos con las abundantes vidas extra.

La verdadera pesadilla llega a la hora de movernos por el cementerio. Aquí nuestra habilidad a la hora de calcular y saltar entre plataformas móviles es primordial, y nos vamos a ver una y otra-y otra, y otra, Y OTRA- vez cayendonos al suelo, teniendo que volver a empezar y necesitando todo nuestro autocontrol para no blasfemar en más de una ocasión. Aquí los enemigos escasean y es el plataformeo nuestro peor enemigo. De hecho, al final nos encontraremos la recordada bicicleta, y esta vez no necesitaremos haber leido previamente el manual; en pantalla nos avisarán que hay que hacer para avanzar en esta parte.



Después de deshacer completamente nuestros pasos hasta prácticamente el principio del juego tendremos que tomar el camino hacia el enfrentamiento final, camino que muy posiblemente ya hemos explorado con anterioridad y al que no hemos podido acceder al no tener el item adecuado. La última parte no contiene tampoco excesiva dificultad más allá del esporádico enemigo que se esconde detrás del decorado y que nos obliga a calcular cuando va a aparecer para esquivarlo, al más puro estilo test psicotécnico del carnet de conducir. Si has llegado hasta esta parte, alcanzar el ataud de Drácula y proceder a la batalla final no debería suponer mayor dificultad.



Antes de enfrentarnos al temido enemigo vamos a encontrarnos con una cinemática totalmente novedosa, puesto que el juego original de 1986 no tenía nada de esto. Tras un diálogo totalmente descacharrante y que solo por verlo merece la pena todo el sufrimiento previo, nos enfrentaremos sin armas a un enemigo final de considerable tamaño, al que vamos a tener que buscarle las cosquillas. Cualquier jugador veterano reconocerá inmediatamente los elementos en pantalla y lo que hay que hacer sin necesidad de dejarse más de una o dos vidas en el intento y si hemos llegado con un buen número de ellas no debería resultarnos dificil en absoluto. Nuevamente tenemos en esta batalla final un elemento totalmente novedoso respecto al juego original de Dinamic.



A estas alturas de impresiones queremos mencionar un detalle. El remake de Phantomas 2 para Amstrad CPC es de tan solo 64KB. En el tamaño estándar de la memoria del CPC464, el equipo Jordi-Santi ha sabido condensar el juego original completo, mejorándolo con añadidos como música, cinemáticas y una batalla final completamente diferente y más compleja a nivel técnico que la incluida en el juego original de Dinamic. Sin duda, todo un logro que merece la pena dejar reflejado en estas lineas.



En resumidas cuentas; el remake de Phantomas 2 para Amstrad CPC está muy bien logrado y conjuntado en todas sus facetas y está a la altura de lo esperable de un juego de 2019 para la plataforma, y más dejándolo en 64KB para que pueda ser ejecutado en cualquiera de las máquinas de la serie CPC sin necesidad de expansiones de hardware. Sí, sabemos que el nuevo estilo gráfico no será del agrado de todo el mundo -quien escribe estas lineas tiene sus dificultades a la hora de apreciar remakes en Mode 0 de juegos originales en Mode 1- pero los nuevos elementos de jugabilidad añadidos -como el control del salto, el rediseño ligero de niveles y la nueva batalla final contra Drácula- hacen de este juego una pequeña maravilla que merece -y mucho- la pena jugarse en pleno 2019.


Este remake de Phantomas 2 es un buen ejemplo a seguir a la hora de traer al siglo XXI juegos diseñados hace más de treinta años con sus trampas y sus trucos para alargar el tiempo de juego, así como aplicarle un tratamiento de tiempo especial a la hora de cocer los diferentes elementos a fuego lento para obtener un producto final con un mayor cariño que el que permitían las fechas de entregas de una corporación comercial que buscaba, como cualquier empresa, el mayor retorno de inversión. Quizás le falta un único elemento imprescindible para nuestro ritmo de vida hoy, y sería la posibilidad de poder guardar y remontar una partida ya que Phantomas 2 no es un juego para hacerse en 10 minutos pero para eso ya tenemos los emuladores y la nueva función de guardar estado de la M4, ¿no os parece?


El remake para Amstrad CPC de Phantomas 2 estará disponible a partir del viernes en Github.

Encarga ya tu copia física en Matranet.

Sigue las novedades en las cuentas de Twitter de:

- Jordi Sureda
- Santiago Ontañón

1 comentario:

¿Es el Spectrum Next la evolución que esperabas del <i>Speccy</i>? Tim Gilberts nos muestra en exclusiva la esperada máquina

Los pasados 27 y 28 de octubre tuvo lugar la Play Expo Blackpool 2018 , un encuentro retro en la ciudad costera británica cerca de Mán...