28 de agosto de 2018

#GamesCom2018 - Impresiones con Tales of the Neon Sea

Una nueva aventura gráfica de desplazamiento lateral y gráficos 2D pixelados para ordenadores




Seguimos con los juegos que pudimos probar durante la pasada GamesCom celebrada en Colonia, Alemania. En este caso se trata de Tales of the Neon Sea, una aventura para ordenadores que será publicada por el estudio chino Zodiac Interactive y que está a punto de completar una campaña de crowdfunding en Kickstarter que les ayude a financiar el proyecto.



De primeras lo que más nos llama la atención de este juego son sus gráficos pixelados, en la línea de otros títulos que usan el pixelart como recurso gráfico y que quizás os pueda recordar a uno de los iniciadores de este estilo gráfico en la actualidad: el gran Sword & Sworcery de Capybara, aquella magnífica aventura para dispositivos táctiles que luego apareció en otras plataformas. Quizás no sea un estilo del agrado de algunos jugadores, pero no podemos negar que poseen su propia personalidad y los efectos especiales de luces, neón o las animaciones  de personajes y objetos no desentonan.

La vida de detective autónomo es muy dura... aunque sea ene l futuro


Diseñado y producido por el estudio independiente Palm Pioneer, en Tales of the Neon nos pondremos en la piel de un policía retirado que decide investigar por su cuenta una sucesión de crueles asesinatos. La gran cantidad de implantes cibernéticos que posee en el cuerpo le proporcionan ciertas habilidades especiales (muy útiles a lo largo de la aventura), pero también son un problema debido a su malfuncionamiento. El mundo en el que desarrolla el juego es una atractiva ciudad de estilo cyberpunk en el que los humanos y los robots conviven en una paz tensa.

Nuestro protagonista cuenta con algunos implantes cibernéticos que
lo hacen más interesante

Empezamos con este personaje, el detective, pero luego se nos une un gato que también podremos controlar en determinados pasajes, aunque no cambiaremos entre el detective y el gato siempre que queramos, sino que el intercambio lo dictará el desarrollo del propio juego. Habrá una misión principal que se centra en la historia y que se irá desvelando según avancemos pero también mediante algunas cinemáticas resueltas con el propio motor del juego. Por otro lado nos encontraremos con algunos casos secundarios que no influyen en la misión principal pero que alargará un poco su vida.

El gato nos permite acceder a lugares donde un ser humano jamás entraría


Tales of the Neon Sea es una aventura 2D en la que nos movemos lateralmente. A caballo entre las point'n click tradicionales y el tipo de aventura que promulgaba el mentado Sword & Sworcery, en el juego interactuamos con los objetos y fondos, aunque en la demo que pudimos probar algunos objetos resaltaban para interactuar, mientras que otros no lo hacían, provocando que el personaje tuviera que recorrer todo el escenario y probáramos aquí y allá en aquellos objetos que nos parecieran perceptualmente interesantes. No sabemos si esto quedará así en el juego terminado.

La manera de interactuar con el juego es moviéndonos y seleccionando con un botón


Hay momentos en los que podremos observar objetos desde más cerca, permitiendo que exploremos dicho objeto con nuestra vista natural descubriendo determinados detalles, o con la cibernética, con la que podremos descubrir otras pistas diferentes. Ambas se complementan dándole un toque original a la simple tarea de mirar objetos.

En estos momentos además, el juego nos obligará también a seguir una especie de proceso de deducción, similar a lo que ya os habíamos comentado de la aventura de Pendulo, Blacksad. Siguiendo un proceso detectivesco, podremos llegar a una serie de conclusiones que también nos abren nuevos caminos o directamente nos permitirá avanzar en el transcurso de la historia.

Observar bien el escenario será crucial para poder avanzar con garantías

La manera de plasmar esto en pantalla es además muy gráfica: empleando una especie de reloj que nos permite visitar acciones nuestras anteriores en una suerte de moviola hacia atrás. Para hacer funcionar dicho reloj necesitaremos encajar distintos engranajes, que se asocian precisamente a las pistas que hemos ido descubriendo en nuestro deambular. Una forma muy gráfica y divertida de plasmar en un videojuego esto de las deducciones, y que enlaza con la mecánica de puzles que incluye el juego, como las habituales interacciones con otros objetos, su descubrimiento, desbloqueo de diálogos, etc.


Y he aquí que hemos llegado hasta esta vieja habitación gracias a nuestro felino amigo

De hecho, en otros momentos podremos desbloquear nuestro camino simplemente realizando alguna acción determinada mucho más simple, hablando con otro personaje o descubriendo algo semi oculto en el escenario. No deja de ser un desarrollo al que estamos habituados los amantes de las aventuras gráficas, aunque los diseñadores hayan incluido algunas características más contemporáneas como el susodicho reloj.

No se prevé que la duración de la aventura sea muy larga (en torno a las 5 horas), y en principio estaría prevista para finales de este año en ordenadores, aunque el deseo de sus creadores es poder convertirlo también en consolas, con Switch y las de Sony en su punto de mira.

Encontraréis más información en su página de Kickstarter y en la página de Steam

No hay comentarios:

Publicar un comentario