24 de agosto de 2018

#GamesCom2018 - Impresiones con el nuevo Toki para Switch

Misma esencia arcade de siempre, nuevos gráficos de ahora



Otro de los juegos que se presentan en la GamesCom de este año es Toki, la versión remasterizada (y muy esperada) del clásico de TAD que se anunció hace casi 8 años y que parecía que iba a desaparecer sin remisión. En abril de este año Microïds desveló que se hacía cargo de la producción, y parece que por fin podremos tener a uno de los monos más conocidos de los videojuegos en Switch a finales de este año. Os contamos que nos han parecido nuestros primeros minutos con el juego.



El juego, que estuvo pululando a partir de 2010-2011 no termina de concretarse, y Golgoth, el grupo independiente francés que se había hecho con la licencia de TAD, era incapaz de rematar un proyecto que entraba por los ojos y que ponía el listón muy alto gracias a los primeros pantallazos de concepto y artwork. Se notaba que talento no faltaba, pero otra cosa era terminar de programar y diseñar un juego y ser capaz de editarlo. Quizás por eso, nos alegró muchísimo conocer en abril de este año que Microids se había hecho con las riendas del proyecto y serían los encargados de publicarlo. Golgoth se veía liberada de un problema y podía centrarse en lo que de verdad sabe hacer: crear un videojuego.


Y es que detrás del estudio se encuentran nombres como Philippe DessolyPierre Adane, dos viejos conocidos que dieron forma a Mr. Nutz, un más que notable plataformas amiguero (que luego fue convertido a consolas) y que se encargó Ocean de publicar. Dessoly, además de ser un fantástico ilustrador, también participó con los gráficos de las conversiones 16 bits del Toki maquinero (Amiga, Atari ST), así que no es, ni mucho menos, un desconocedor del juego.




De primeras lo que más llama la atención de este nuevo Toki es su cuidado aspecto gráfico. No ha cambiado mucho con respecto a los primeros pantallazos que se fueron distribuyeron hace unos años para Xbox 360, pero siguen luciendo fantástico, gracias a esos dibujos en alta resolución que parecen dibujados a mano, fantásticos escenarios que ganan mucho gracias al formato panorámico de la pantalla de la consola, y animaciones, que están siendo muy trabajadas y que le dan vidilla a un juego que ya tiene casi 30 años a sus espaldas. Se dice pronto.


Comparando la nueva y original versión del primer jefe. Imagen: Mobygames

No solo se queda en la estética, y es que jugablemente también es una delicia. Los controles responden muy bien y al momento, la jugabilidad sigue siendo sencilla y directa, y los sutiles cambios introducidos por el equipo de diseño, hacen que viejos conocedores de la máquina como este que suscribe, necesite de nuevo ponerse a prueba: algunos enemigos se comportan un poco distinto, o aparecen en pantalla de otra forma (algo más tarde, algo más temprano), obligándonos a resetearnos un tanto y a no confiar plenamente a nuestras horas en el arcade o en la emulación.

La habilidad principal de nuestro querido Toki no ha cambiado en estos años...


Además, esta versión de Toki no ha abandonado su origen maquinero, y tendremos (en un principio) cuatro créditos disponibles para poder continuar la partida. Una vez consumidos: «Game Over». También han incluido una función para recuperar la partida a partir del último nivel que hayamos superado, pero igualmente seguiremos teniendo cuatro créditos únicamente. Habrá que estar fino, y es una forma de aumentar la duración de un juego que por definición no es muy largo en su concepción original.


Como ya sabéis, en físico el juego llegará el próximo 22 de noviembre en una edición coleccionista bastante atractiva. Además de poder montarnos nuestro propio mueble recreativa tipo bartop (en versión reducida y sin mandos de control), también se incluirá un comic del juego y una serie de pegatinas. En nuestro país el juego llega de la mano de Meridiem Games.

La edición coleccionista vendrá así de completa


En resumen, lo que hemos podido probar de este nuevo Toki nos ha convencido mucho. Además de un apartado técnico muy destacable y atractivo, el juego sigue manteniendo la esencia del original, aunque con sutiles diferencias como para que no vuelva a ser un paseo para todos aquellos que tuvieran trillada la máquina del 89. Esperemos que Golgoth y Microids (quienes, por cierto, parecen estar pensando en recuperar alguna que otra licencia viejuna), puedan darle la puntilla a esta esperada remasterización y tenerlo en nuestras manos antes de que acabe el año.

1 comentario: