27 de junio de 2018

Impresiones con Iro Hero para Switch; un matamarcianos vertical 2D con mucha solera

Poco a poco el catálogo de juegos para Switch se está llenando de matamarcianos, y lo más sorprendente es que algunos de ellos tienen origen español. Dimension Drive hizo todo lo posible por hacerse un hueco en la máquina de Nintendo, Super Hydorah aterrizará en algún momento de este año, y Iro Hero es ya otra realidad presentando hace unos días sus credenciales mezclando un componente estratégico y puzle con los disparos verticales de toda la vida. ¿Habrá conseguido encandilarnos?



Iro Hero es un juego creado por el estudio de desarrollo independiente Artax afincado en Madrid . El juego se puso a la venta en la eShop de la híbrida de Nintendo el pasado 7 de junio por unos 13 € aproximadamente y llamó la atención por sus gráficos pixelados coloristas y cuidados, y por el planteamiento de matamarcianos, nada desdeñable para los viejunos como nosotros (¡arriba los shmups!).

Este es el primer nivel, y os aseguramos que os costará más de lo que creéis superarlo

Más allá del aspecto y la premisa sobre la que se sustenta el juego en pantallas estáticas, subyace una interesante jugabilidad en la que la dualidad de colores de nuestra nave, la interacción con el entorno y los puzles que de vez en cuando se nos van presentando, cobran cada vez más protagonismo según avanzamos a lo largo de sus nueve largos niveles. Esta compleja mixtura exigía precisamente un diseño de niveles y de situaciones variadas, reflexionadas y testeadas con tesón; y aunque lo cierto es que no nos podemos quejar por el resultado, estamos seguros de que el equipo podría haber exprimido aún más esta interesante fórmula.

Los jefes finales también 'juegan' con esa dualidad de los colores


La historia nos sitúa en un lejano año 2306, 100 años después de que los humanos aprendieran la forma de aprovechar su propia energía para producir electricidad. El descubrimiento abrió las puertas a que malvadas corporaciones se aprovecharan del momento y utilizaran a determinados grupos de humanos como unas buenas pilas Duracell. Un quinceañero llamado Iro no soporta la muerte de su madre y decide subirse a una nave para restablecer el orden. ¡Faltaría!

En la zona de la derecha podemos consultar unas interesantes estadísticas


Deudor de Ikaruga, pero fijando sus propias reglas
Solo por su planteamiento es obvio que a los seguidores de los matamarcianos se les venga a la mente las mecánicas que Treasure explotó de forma magistral en su clásico Ikaruga; no en vano el cambio de colores y como esto afecta a la nave protagonista y a los enemigos, es parte fundamental sobre la que se asienta el devenir de Iro Hero. Asimismo, el juego de Artax propone un sistema de polaridades de cuatro colores, la generación de combos para ganar puntos y rellenar nuestra barra de energía para activar un arma especial, y el cuidado con el que se han programado tanto las situaciones estratégicas que se suceden, como las oleadas de enemigos que no paran de hostigarnos.

Iro Hero no es un bullet hell, aunque en ocasiones puede llegar a parecerlo


El concepto básico es sencillo: si nuestra nave es azul no nos afectarán los disparos azules pero tampoco destruiremos a las naves de ese color (en cambio, sí las rojas). Lo que parece una nave indestructible se queda en una apariencia toda vez esos enemigos que tienen más alma de kamikaze que de acabar con nosotros a base lasers y phasers se estrellan con nuestra oronda nave quitándonos de un plumazo nuestras opciones para sobrevivir. En un principio, la dificultad de Iro Hero no tiene tanto peso por tanto en saber cuando cambiar de color, enlazar combos o cargarte al enemigo fin de fase, si no en evitar estrellarnos contra una de estas naves con ansias suicidas. A medida que avanzamos esta sensación se reduce en parte, pero la verdad es que cuando perdemos todas las vidas se nos penaliza quizás en exceso teniendo que empezar desde el principio del juego. El modo entrenamiento nos permite volver a mejorar nuestras habilidades, pero solo en aquellas fases que ya hayamos superado. Dificultad de vieja escuela, en esencia.

Uno de los aspectos más interesantes del juego es la incorporación de
situaciones en los niveles en los que habrá que ser rápido de mente y dedos


La falta de un número interesante de mejoras para nuestra nave (aunque al final del nivel podemos adquirir algunos items como vidas extra, por ejemplo), y la longitud de las fases (quizás un pelín largas para nuestro gusto), así como un sistema dudoso para integrar la historia en la partida a partir de diálogos escritos en los laterales de la pantalla que nos distraen de la zona de acción, elevan de manera algo artificial la dificultad, que debería estar un poco más equilibrada y recaer, en nuestra opinión, algo más en la habilidad para esquivar (o absorber) balas, así como superar esas zonas de puzles que con tanto ingenio han sabido incorporar en el estudio indie.

Podemos aprovechar esos reflectores para que nuestros disparos lleguen a su destino


Por otro lado, los gráficos pixelados y los efectos especiales están bien integrados y son atractivos, aunque también es verdad que no nos van a sorprender demasiado, y que incluso los jefes finales, donde podríamos esperar algo más de inventiva, son un pelín descafeinados. Correctos y funcionales, tampoco sus patrones de movimientos y disparos destacan. La banda sonora es movidita y bien producida, con algunos cambios de registro más que interesantes, inclusión de algunos coros en momentos determinados de la acción. Lo que nos parece que chirrían un tanto, son esas imágenes estáticas algo irregulares que se han utilizado como cinemáticas, como la que nos acompaña antes de comenzar la partida.

A falta de manual, los diseñadores han integrado una zona de texto donde obtener
ciertas pistas acerca del comportamiento de los enemigos


En Iro Hero os vais a encontrar con un matamarcianos de corte vertical para un solo jugador, una alta dificultad y un interesante sistema que va evolucionando a medida que avanzamos superando niveles. Correcto en todos sus aspectos, muy funcional y divertido, quizás solo falte una pequeña chispa para haber redondeado al máximo un producto que cuenta con muy buenos mimbres y un buen planteamiento. Niveles algo más cortos, más variedad de enemigos y opciones de armamento para nuestra nave, y no haber supeditado la dificultad tanto en esa actitud suicida de los enemigos que quieren chocar contra nosotros, de buen seguro le habría dado algo más de enjundia al resultado final.



En cualquier caso, un muy buen estreno en la plataforma híbrida de Nintendo, que también nos incitará a picarnos gracias a sus sistema de ranking online, y para el que se esperan futuras mejoras como otros modos de juego según sus autores.

Más info en la web oficial

No hay comentarios:

Publicar un comentario