19 de diciembre de 2017

Impresiones con 'Super Hydorah' en PSVita: «y el matamarcianos se hizo portátil»

El pasado 13 de diciembre se puso a la venta la edición digital de Super Hydorah para consolas Sony (PS4 y Vita), una esperada conversión para amantes de los shooters, que gana enteros en su versión para la portátil, y es que nos encanta llevarnos a los Meropticons de paseo por ahí. Tras pasar no pocas horas disparando a diestro y siniestro en los universos espaciales de Locomalito, os dejamos aquí nuestras impresiones con este imprescindible en el catálogo de la consola.



Si de algo no vamos sobrados es de matamarcianos horizontales a la vieja usanza. Atrás se quedaron los Gradius, R-Type o Gate of Thunder. En la actualidad lo que imperan son los bullet hell, juegos pensados para que la espectacularidad reine en sus pantallas, basados en mecánicas quizás más anodinas que la de los juegos mentados, juegos en los que nos disfrutaremos de sus escenarios, y en los que el factor diversión se mide por el número de balas que conseguimos esquivar mientras derrotamos a un bicho gigantesco que ocupa 3/4 de la pantalla. No es que estén mal, pero aquí preferimos, y por mucho, la propuesta del diseñador malagueño.

Parece imposible, pero podremos atravesar esa miriada de misiles sin un rasguño

Ya en 2010 con el primer Hydorah nos quedamos prendados del juego. Publicado originalmente para ordenadores Windows, tras años de sacrificio en los que la máxima era la de «haz tú mismo el juego que quieres», el trabajo de Locomalito junto a Gryzor87 resultó en una epopeya espacial que condensaba en un buen puñado de niveles lo mejor de series de renombre, además de la personalidad que este amante de los arcades y los videojuegos sabe establecer en sus producciones. Ahora, prácticamente 7 años después de su salida, y en colaboración con Abylight en el papel de editora, aparece esta versión remozada, actualizada y expandida, que se estrenó en Steam (Windows) y Xbox One, y que ahora hará las delicias de los usuarios de consolas Sony.


Los malos siempre atosigando... ¡qué pesados, leñe!


No es para menos, la estrella Omios se encuentra amenazada por los Meropticons, una raza alienígena con ganas de marcha que no duda en atacar a todo bicho viviente que encuentren en su camino a la conquista del universo conocido. Enfundados en nuestro traje espacial, pilotaremos la Delta Lance, la última de las esperanzas de nuestro ejército para devolver la paz a nuestro sector de la galaxia. Y no va a ser tarea sencilla, creednos - no lo va a ser...

Partiendo de la versión 1.1 de Hydorah, el trabajo de Abylight junto a Locomalito y Gryzor87 ha incidido en mejoras jugables y algunos detalles gráficos y sonoros. Además, son más los niveles que disfrutaremos en esta epopeya (nada menos que 21, y algunos de ellos divididos en secciones dando finalmente lugar a 35 secciones distintas). Podremos recorrer algunos de estos niveles a nuestro antojo, seleccionar diversos caminos según el punto en que nos encontremos en el mapeado, pero siempre nos esperará en nuestro camino la crucial batalla en el espacio exterior contra la flota de los invasores, y el tirón hacia el final del juego. Fiel al estilo del diseñador, la curva de dificultad oscila, y si bien al principio puede parecer que todo se hace muy cuesta arriba, pronto notaremos que nos hacemos con los controles, que dominamos la situación y que conocemos el nivel como la palma de nuestra mano. Aquí más que nunca es válida la máxima de que volver a intentarlo una y otra vez será la receta del éxito.

Los primeros niveles son una toma de contacto, pero no os confiéis

Tras subir este primer pico de dificultad, la cosa se dulcifica un poco, para luego volver a pegar un arreón y dejar nuestro amor propio hecho fosfatina. No somos tan buenos como creíamos... Sea como fuere, Super Hydora es un juego exigente, qué duda cabe, aunque las mejoras con respecto al título original lo hacen algo más accesible, y al final todo se basa en entrenar, no desesperar, volver al juego cuando hayamos despejado la mente, y dejarnos llevar por esta excelente vista adelante a un género que nunca debió de pervertirse tanto con las malditas cortinas de balas niponas. ¡Ay!

Niveles diseñados con esmero. Eso es lo que queremos en un shooter

Ahora será más sencillo hacerse con un escudo, al igual que recuperar el potencial de nuestras armas cuando hemos caído en la batalla, aumentar la velocidad de nuestra nave o aumentar el stock de las armas especiales que portemos en nuestra nave. El control analógico ciertamente ayuda también, y más en una Vita, donde es difícil confiar en ese híbrido de cruceta digital que a las primeras de cambio nos deja vendidos ante una diagonal imposible. Es curioso como en primera instancia optamos por el control digital, para luego acostumbrarnos al analógico poco a poco y quererlo con toda nuestra alma. El trabajo realizado por Abylight es excelente en este sentido. Otros detalles como disparos enemigos más reconocibles, continuaciones infinitas (aunque nos penalice hacerlo), o una hitbox para nuestra nave más permisiva, ayudan sin duda a que la experiencia sea más atractiva, sobre todo para aquellos menos habilidosos.

Las diferentes secciones del nivel de la batalla espacial. ¡Épico!

Por el camino la versión para Vita ha perdido el modo para dos jugadores (¡lástima!), aunque el minijuego Robot Chase ha sido adaptado para un jugador - se controla con los dos joysticks analógicos de la consola, aunque es bastante complicado hacerlo bien, y hemos descubierto que compartir con alguien la consola, como si fuera una Game&Watch a dobles, llega a resultar bastante divertido y satisfactorio: las broncas y los gritos «¡ha sido culpa tuya!», «¡te dije que te separaras un poco!», nos llevan de vuelta a los 90. No deja de ser una mera curiosidad, pero no está nada mal para desfogarse un poco tras una partida al juego principal.

Si llegamos suficientemente 'potenciados', esta planta gigante no será rival para nosotros

En cuanto a los gráficos, son los mismos que hemos visto ya remozados en otras versiones de este Super Hydorah. Podremos elegir jugar con un filtro de scanlines "rápido" que no demanda tanta máquina como el efecto CRT original basado en shaders que está disponible en las hermanas mayores de la conversión, o bien contentarnos con los píxeles gordacos. En cualquier caso, la pantalla de Vita se ve genial, y la resolución se adapta perfectamente, por lo que no tendremos que sufrir ningún tipo de deformaciones ni efectos indeseados. Lo que sí hemos detectado es alguna bajada sutil de la velocidad en ciertos puntos donde la carga de enemigos es más alta de lo habitual. Nada que desmerezca el trabajo pixelado realizado, pero ahí están.

Vale, la cosa se pone muy 'chunga' con el vaivén de las aguas.
¡Agarraos que llegan olas!

Por su parte, la banda sonora de Hydorah sigue siendo una de nuestras favoritas, y para la ocasión además de remezclarlos, se han aumentado de 49 temas del juego original hasta los más de 60 en Super Hydorah, una cifra nada desdeñable que habla muy bien de la capacidad de trabajo y creatividad de Gryzor87. Temas espaciales, místicos, épicos, corales... Es difícil que algunas de las melodías de su trabajo no se te queden bien metidas en el cerebelo, y te sorprendas tarareándolas de vez en cuando.


'Forgotten Lab', uno de los nuevos niveles de Super Hydorah


Super Hydorah es una puesta al día de un juego que ya en su momento nos puso las pilas. Pueden haber pasado 7 años desde su lanzamiento original en 2010, pero sigue siendo tan vibrante, divertido y desafiante como la primera vez. La sutil capa de pintura, las mejoras en lo jugable, la adaptación a los tiempos que corren gracias a la inclusión de trofeos, el sistema de rangos, los secretos, las múltiples fases, el minijuego... todo suma para un juego imprescindible en tu consola. Puede que la dificultad abrume al principio, pero es cuestión de perseverancia, concentración y tranquilidad mental. Todo sea por dejarnos llevar por una de las mejores óperas espaciales de los últimos tiempos: repleta de mimo, esfuerzo, dedicación y amor por los videojuegos, ¡y ahora, además, nos la podemos llevar donde queramos!


Más info en la web oficial
Lee nuestras impresiones con la versión para ordenadores
Lee nuestra retrospectiva sobre el trabajo del desarrollador malagueño, comenzando por aquí

No hay comentarios:

Publicar un comentario