9 de diciembre de 2017

Impresiones con '80's Overdrive' - carreras sobresaturadas y bólidos imposibles en tu 3DS

Enfrentarse a la tarea de diseñar un juego como 80's Overdrive, o escribir sobre ello, no es sencillo. La cantidad de referentes clásicos a los que hace alusión el juego del pequeño grupo de creativos polacos los pone de algún modo en la picota. Títulos como Out Run o las sagas Top Gear y Lotus poseen una sombra muy alargada. ¿Será capaz este juego para 3DS de sobrevivir a su propia fuente de inspiración?



Prácticamente tres años de desarrollo es lo que ha necesitado un pequeño grupo de tres entusiastas con ganas de ver hecho realidad en 3DS el juego que siempre habían deseado. En un estilo muy parecido al de Locomalito, «si no existe el juego que quieres, hazlo tú mismo», Rafal, Krzysztof y Marcin se pusieron manos a la obra y empezaron a mostrar los frutos de su trabajo allá por marzo de 2016. Hemos tenido que esperar hasta diciembre para que se lanzara en las e-shop europea y americana y comprobar por nosotros mismos si la promesa se ha convertido en realidad o si finalmente los desarrolladores han mordido el polvo.

¡Empieza la carrera!

Por alusiones: 80's Overdrive es un juego de carreras con estilo ochentero y gráficos tipo super scaler, esa placa que SEGA diseñó para Hang-On y Space Harrier, y que puso de moda en los recreativos el Out Run de Yu Suzuki. Quizás de la saga de SEGA tome ese aspecto saturado de colores, esa ligereza de la que hacen gala los coches y el estilo de los 80 que tan en boga está últimamente. De la serie Lotus, el sistema de edición de circuitos. Y seguramente de la serie Crazy Cars de Titus -concretamente, Crazy Cars III-, la mecánica jugable del modo principal.

Los escenarios son atractivos y suficientemente variados

Así, cuando comenzamos la partida, podemos escoger entre un par de coches (no tenemos más dinero para comprar mejores bólidos ) y nos inscribiremos en alguna de las carreras disponibles. Si ganamos recibiremos un buen pico de monedas, que irá directamente a nuestro banco y así iremos acumulando pasta por un lado, ganaremos reputación por otro, e iremos desbloqueando nuevos circuitos a lo largo y ancho de un gran mapeado, compuesto por más de una treintena de carreras. Algunas de éstas nos obligan simplemente a ir de un punto a otro, mientras que en otras podremos cumplir una serie de objetivos extra, como recoger un número determinado de cajas para un tipejo la mar de sospechoso. Estas misiones le dan algo de variedad al conjunto.

Antes de cada carrera podemos elegir el tema que queremos escuchar

Antes de empezar cada una de estas carreras podremos consultar la dificultad del trazado, la cantidad de tráfico que nos encontraremos, la longitud o la presencia policial, por lo que será más o menos fácil hacernos un idea si estamos preparados para correrla. De hecho, nuestro coche es susceptible de ser mejorado, gracias a que podemos comprar nuevos motores, ruedas o suspensión.  Podremos rellenar el depósito de gasolina y reparar los golpes. También tendremos a nuestra disposición un útil turbo y un radar que nos avisará cuando la policía ande cerca. Las primeras carreras son muy sencillas, e incluso algo aburridas, pero necesarias para ir ganando dinero, pues pronto la cosa se complica; de hecho, podemos repetirlas para acumular más dinero, aunque no subirá nuestra reputación en el ranking al hacerlo.

El modo Time Attack es más parecido a la jugabilidad de Out Run

Perdemos así el sistema de apuestas de Crazy Cars III, que aunque tiene una vertiente algo ludópata intrínseca, no dejaba de ser un pequeño aliciente, añadiendo un cierto componente de riesgo en nuestra participación en la siguiente carrera. Si en 80's Overdrive nos quedamos sin dinero y no podemos ni siquiera inscribirnos en las carreras más simples, entonces optaremos por rebajarnos a limpiar el coche de nuestros adversarios - ¡que vergüenza! Una forma divertida, sin embargo, de resolver el problema con un minijuego que puede que nos motive a tratar de hacerlo mejor en la siguiente carrera.





Los coches no tienen los nombres reales, pero seguro que os recuerdan a grandes bólidos

Además de esta especie de modo Campeonato, podremos optar por jugar en un modo más tradicional y similar al de Out Run: una carrera contra el crono, bastante larga y en la que los tiempos están muy ajustados, todo hay que decirlo. Arrancaremos en la meta e iremos paseando por diversos escenarios hasta llegar al final. Si pasamos cerca de otros coches arañaremos segundos al tiempo (al estilo Burnout), y en cierto modo puede ser una modalidad más divertida que el Campeonato, pues la tensión está asegurada, pero será obligatorio que tengamos un coche algo mejorado si queremos llegar lejos.

La policía molestando. ¡Argh!

Por último, tenemos a nuestra disposición un simplificado editor de circuitos, inspirado claramente en aquel RECS del Lotus 3. A través de unos modificadores a los que iremos cambiando su valor (cantidad de curvas, longitud, escenario, tráfico, alturas...), configuraremos un circuito que la máquina se encargará de diseñar y plasmar en forma de largo código. Dicho código lo podemos compartir con nuestros amigos, pero no servirá para mucho más que para salir de los modos tradicionales de 80's Overdrive y distraernos un poco.

Nos pillaron :(

Los problemas con el juego llegan con la mecánica de conducción. Tenemos dos opciones: aceptarla o no. Elegir la segunda nos llevará directamente a abandonar el juego, relegado en la memoria de nuestra consola a una última posición, por desgracia. Esto es blanco o negro, es difícil situarse en un punto intermedio. El caso es que los diseñadores del juego han decidido que los choques sean lo que nos penalice en las carreras, causados por errores nuestros o no. Si nos topamos con un adversario, un pequeño arbusto o un pequeño mojón en el centro de la carretera, nos veremos relegados casi irremediablemente a la última posición de la carrera, y recuperar los puestos será, en muchas ocasiones, imposible.

Cielos de neón sobresaturados. ¡Nos encantan!

Incluso la policía actúa así. Cuando veamos que se acerca un reluciente Lamborghini por detrás con las luces de advertencia, nos adelantará y en el último momento frenará para tratar de que choquemos contra él. Es obvio que chocar nos ha de llevar a perder velocidad, o incluso si ha sido un choque muy grave, nos deje totalmente clavados en el juego, pero no tanto que en la misma salida algunos coches cambien de trazada sin motivo aparente para que nos estrellemos. O que de pronto la carretera se divide en dos tras un cambio de rasante y que justo en el centro existan algunos de esos pequeños mojones que también nos dejan ahí parados, haciendo que nuestros contrincantes nos adelanten sin compasión. Todos.

No podía faltar un escenario playero típico de California

Algunas de las mejoras disponibles para nuestro coche en el garaje paliarán este problema tras pagar por ellas, pero no es suficiente, y es algo que existe de forma intrínseca en el juego editado por Insane Code. O lo tomas o lo dejas. Por otro lado, resulta curioso que si vemos la partida perdida, podamos pausar el juego y reintentar la carrera, sin penalización de ningún tipo. Ni siquiera perdemos dinero de esta forma, y es algo a lo que recurriremos en muchas ocasiones a partir del último tercio del modo Campeonato, dada la dificultad de las carreras que nos encontraremos en esos momentos.

¿Te quedaste sin dinero? Pues a limpiar coches de tus contrincantes...

Técnicamente el juego ralla a un buen nivel. El modo 3D es sensacional y aprovecha esta característica de la consola a la perfección. No llega a los niveles de la conversión de M2 de Galaxy Force II para la portátil (posiblemente el pináculo de este tipo de gráficos), pero luce muy bien y le da otro aire al conjunto. Sobresaliente. Los gráficos son coloristas y los escenarios de fondo, espectaculares y suficientemente variados para un juego de este tipo - echamos de menos túneles o algún otro elemento diferenciador, eso sí. Lo que no sale tan bien parado es el framerate, al menos en nuestra venerable 3DS. Quizás sea un problema menos aparente en la New 3DS, pero cuando tomamos curvas a gran velocidad en circuitos algo más cargados gráficamente, se nota que la velocidad se resiente, algo que empeora cuando mejoramos nuestro coche o usamos un turbo.

Habrá que estar pendiente de nuestro nivel de daños y del depósito de gasolina

Por otro lado, el sonido del motor de nuestro coche apenas se deja notar, y nos hemos visto obligados a bajar el volumen de la música a casi al mínimo y dejar los FX al máximo. En cualquier caso, no es un sonido que destaque; suena enlatado y le falta contundencia, algo que creemos que se podría arreglar fácilmente con una actualización. La banda sonora es una suerte de licencia del artista VECTORWOLF, y son composiciones a caballo entre el EDM, la electrónica de los 90 y los sintetizadores de los 80. Algunos temas se adaptan mejor a lo que vemos en pantalla que otros, pero no llegan a desentonar, y además tenemos casi una veintena entre los que poder escoger. No está mal.

En la pantalla inferior podréis consultar cierta información

80's Overdrive es un buen juego, siempre y cuando aceptéis la mecánica jugable que se ha impuesto en la conducción de los coches. Si es así, os podréis dejar llevar por un viaje atractivo a través de carreteras pixeladas, coches míticos de colores brillantes y unos fondos de ensueño. Se podría haber trabajado más en la IA de los contrincantes, en proponer otro tipo de obstáculos en las carreteras y en dejar que el jugador sea, en fin, el causante de sus desdichas a la hora de perder puestos, y no el roce contra algún contrincante que en el último momento decide cambiar de carril. No existen, en cualquier caso, muchos juegos de este tipo más allá de las propias conversiones arcade de SEGA, y su comedido precio (unos 10 €) lo hacen un buen candidato si queréis recuperar esas viejas sensaciones. Mejorable, pero ciertamente adictivo y atractivo en lo visual.


Más info en la web oficial de 80's Overdrive
Lee nuestra entrevista con los creadores

2 comentarios:

  1. Buen review, esperaba este juego con ilusión despés de haber gozado lo lindo de la conversión de Out Run en 3DS. Todo lo que sea volver a los 80's (y no a cualquier precio) es bienvenido. Quizás haga un review en mi canal.

    Le daré una oportunidad a esa jugabilidad tan penalizadora que comentais... y si resulta frustrante siempre nos quedará Out Run.

    ResponderEliminar
  2. ¡Gracias por el comentario!

    Sí, es un juego que con algo más de trabajo o talento podría haber llegado más lejos, sin duda. Hay detalles jugables poco justificables como comentamos en el análisis (al menos bajo nuestro punto de vista), pero también hay otros aspectos, como el sonido o el framerate, que deberían haberse arreglado antes de sacarlo a la palestra.

    ResponderEliminar