22 de noviembre de 2017

Impresiones con 'Lumo' para Switch; la puesta al día de la aventura isométrica clásica

Es fácil dejarse llevar por nuestro particular entusiasmo ochentero al ver los pantallazos de Lumo, un juego independiente que en realidad lleva con nosotros ya más de un año y que ahora aterriza en Switch, en formato digital y físico. Las habitaciones en perspectiva, las mecánicas plataformeras y los puzles, el componente de exploración... ¿estamos ante la continuación de los grandes títulos Filmation?

Gareth Noyce, el autor de Lumo, jamás escondió cuáles fueron sus inspiraciones a la hora de plantear un título como Lumo. Si los juegos en perspectiva -más o menos isométrica- que tanto calado nos dejaron a partir de los primeros años de los 80, con  Ultimate y Ocean a la cabeza, quedaron en cierta forma olvidados en estás últimas generaciones de videojuegos, la verdad es que su juego consigue recuperar gran parte de aquella experiencia, acompañada de un cierto halo de misticismo, una buena ejecución jugable y un nivel técnico aceptable.

Lumo también tiene sus fallos y sus decisiones más o menos controvertidas, pero para empezar os aseguramos que el componente nostálgico existe, empezando por el guiño a una pantalla de carga de Spectrum cuando lanzamos el juego en nuestra moderna consola, y que además divertido es, y un rato.



La premisa es sencilla, y la breve historia expuesta al iniciar el juego no es más que una pequeña excusa para meternos en la piel del pequeño protagonista: una mañana paseamos por nuestro vecindario y nos topamos con una pequeña exhibición de juegos y máquinas clásicas. Con la curiosidad de un chaval de pocos años por bandera, nos metemos en el edificio para echar un vistazo a lo que allí se cuece, hasta que somos atrapados por una especie de rayo a lo Tron, que nos introduce en un mundo virtual y nos convierte en un achaparrado boceto de mago. ¿Cómo salir de ahí? ¿Cómo volver a nuestro hogar? Por delante, más de 400 salas a explorar, cuatro importantes objetos que debemos recuperar para poder encontrar la salida, y otro buen puñado de ítems secundarios para nuestro deleite completista, además de algunos secretos y muchos, muchos puzles.

«Os aseguramos que el componente nostálgico existe, empezando por el guiño a una pantalla de carga de Spectrum cuando lanzamos el juego en nuestra moderna consola, y que además divertido es, y un rato»

¿A qué esperas! ¡Cógelo, alma de cántaro!

La mecánica, pues, es la que cabe esperar: desplazarnos a lo largo del gran mapeado más o menos abierto, resolver los puzles que nos plantean algunas habitaciones o hacer uso de nuestra habilidad plataformera y profundizar en esta especie de castillo de diferentes ambientaciones. Pronto conseguiremos la habilidad de salto, y más adelante en el juego podremos conseguir una varita mágica mediante la que ahuyentar a ciertos enemigos, pero en este sentido el juego de Noyce se nos queda algo corto, y hubiéramos preferido encontrarnos con más objetos que amplíen las habilidades de nuestro personaje. Quizás en cierto modo esto pueda paliarse con la inclusión de seis minijuegos (algo escondidos) esparcidos por el mapa y que nos recordarán a viejas glorias de los arcades como Zaxxon.

¡Oops! ¿Dónde nos hemos metido?

La sensación de cohesión entre las diferentes habitaciones y la progresión paulatina de los puzles son probablemente los puntos fuertes del juego, pues deja notar que el autor ha pensado bastante en la distribución de las habitaciones, la posición de los desafíos y el diseño en general de la aventura. Así, en los primeros niveles aprenderéis por ejemplo a diferenciar algunas plataformas que se deshacen bajo vuestro peso sin que os espere peligro alguno al caer, o bien controlaréis unas bolas gigantes con los movimientos de vuestro cuerpo sobre las mismas, y más adelante estos mismos conceptos se desarrollarán, ahora sí, poniendo a prueba vuestra habilidad.

La progresión en el juego está bastante bien medida

Y aquí es donde nos encontramos con uno de los principales defectos del juego, inherente a las aventuras de este tipo, pero que posiblemente podría haberse mejorado en esta versión contemporánea de los clásicos isométricos, y es que en no pocas ocasiones no sabremos ubicar en el espacio esta o aquella plataforma, aquel resorte, aquella trampa, o incluso nuestro propio personaje, algo que se agrava aún más cuando la pantalla es más grande de la cuenta y por lo tanto 'profundizamos' en ella, o bien cuando hay elementos en movimiento. Ni siquiera nuestra sombra nos servirá como referencia en muchas ocasiones, ni tampoco la prácticamente inútil posibilidad de girar un poco la cámara con los botones laterales del mando (apenas gira y lo hace muy lentamente). En juegos antiguos podíamos guiarnos por las 'losas' del suelo, pero aquí el suelo es sustituido por formas irregulares, por lo que carecemos de esa referencia.

Aprenderemos pronto que el fuego no se toca

Los escenarios son imaginativos y nos recuerdan a aquellas extrañas
combinaciones que también se hacían en los 80

Tampoco ayuda mucho cambiar el modo de dirección que mejor se nos adapte a nuestros gustos personales, y el analógico en lugar de ayudar, en ocasiones entorpece nuestros saltos. Quizás haber trabajado algo más en este sentido ayudaría a convertir a Lumo en un juego más redondo y asequible, pues aunque contamos con vidas infinitas en el modo normal de juego, no es así en el modo difícil, más divertido per se, y más similar al planteamiento original de este tipo de juegos de los 80, pero también más frustrante de lo necesario por el simple hecho de contar con unos controles no del todo afinados.

¡Una cinta de cassette!

El otro punto negativo es la banda sonora. Cuesta creer que la música de un juego que apele a la nostalgia como Lumo haya optado por una música, que si bien pueda adaptarse bien al ambiente místico y algo onírico del juego, no aporte nada a la experiencia, que aburra, incluso, y resulte ciertamente anodina. Estamos seguros de que haber elegido otro tipo de sonido más cercano al chiptune, por ejemplo, hubiera ayudado a la experiencia general. Mención especial a la musiquita que nos acompaña en nuestros viajes en ascensor de un nivel a otro, cantada (¿por el propio autor?), muy divertida y original, pero que rompe de forma extraña el ritmo y la continuidad. Una decisión curiosa, cuando menos.

Parece que toca 'jugar' con espejos y rayos láser. Hmmm...

Esos patitos son coleccionables, pero por desgracia tienen la manía de situarse
en zonas peligrosas, como ese suelo de ácido.

En cualquier caso, lo importante es que Lumo resulta ser desafiante y divertido. Es una continuación espiritual de aquellos juegos que tantas horas de diversión nos dejaron en los micrordenadores, puesto al día y con algún giro interesante. Técnicamente aprobado (tampoco necesita más), donde brilla el juego es en el conjunto general, en la estructura de sus habitaciones y de los acertijos que nos va proponiendo poco a poco, subiendo de nivel al mismo tiempo que lo hace nuestro control del personaje. La posibilidad de recoger ciertos objetos secundarios (malditos patos de goma), así como la inclusión de minijuegos, amplían la experiencia un poco más. Podría mejorar en su presentación, pero al final y al cabo se trata de una aventura disfrutable y enganchante.

A veces los segmentos plataformeros nos pondrán a prueba

«Lumo resulta ser desafiante y divertido. Es una continuación espiritual de aquellos juegos que tantas horas de diversión nos dejaron en los micrordenadores, puesto al día y con algún giro interesante»

Lumo apareció de la mano de Rising Star Games en formato digital en Switch el pasado 16 de noviembre, y lo hará en físico, distribuido por Badland Games, el próximo 24 de noviembre.


Más info en su web oficial

3 comentarios:

  1. La verdad es que llama mucho la atención y entran muchas ganas de jugarlo. Es como un batman de ritman pero a lo bestia :-) lastima que no tengo la consola, a ver si sacan una versión para algo que tenga :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Israel

      Pues en realidad tienes ya versiones para, básicamente, todas las demás plataformas :) Echa un vistazo a la web del desarrollador: https://www.triple-eh.com/games-1/

      Aprovechando que estamos en pleno frenesí del Black Friday, quizás encuentres alguna de las versiones con descuento.

      ¡Gracias por tu comentario!

      Eliminar
    2. Buenos días, Israel

      Con motivo de las ofertas de Steam, tienes la versión de PC de Lumo a un precio rebajado: http://store.steampowered.com/app/345480/Lumo/

      ¡Un saludo!

      Eliminar