9 de octubre de 2017

Impresiones con 'Mage's Tale', del rol de toda la vida a la realidad virtual

«Puede que ahora seas un mero aprendiz, pero para salvar a tu maestro, ésta se convertirá en tu historia». Ésta es la premisa de la que parte Mage's Tale de InXile Entertainment. Un juego que combina acción, puzles y rol al estilo más clásico. Los chicos de Brian Fargo, que otrora nos trajeron los geniales Wasteland 2 y Torment: Tides of Numenera, y que actualmente andan cocinando los esperados Bard's Tale IV y Wasteland 3, nos traen esta sorprendente incursión en el mundo de la realidad virtual.




Disponible por lo pronto en exclusiva en la Oculus Store, el juego muestra el buen hacer de un videojuego completo, lejos de aquellas “experiencias” cortas de las que parecía que no lográbamos salir en la realidad virtual. Además no se trata de un videojuego pensado para jugar en monitor y con pad adaptado, sino que ha sido concebido desde su nacimiento para disfrutarse con este tipo de dispositivos, haciendo la experiencia totalmente inmersiva y mostrando una jugabilidad completamente fluida.

Para poder disfrutar al 100% del juego se requiere no sólo el Oculus Rift sino los mandos touch y, aunque la experiencia está optimizada para jugar con un solo sensor frontal, es recomendable tener ambos posicionados en la configuración para 360º puesto que la experiencia permite movilidad completa por las zonas en las que nos encontremos. De todas formas esto no es un problema en cuanto a que, si en su día adquirimos el Oculus, cuando los touch venían por separado, estos incluían el segundo sensor. Y si lo adquirimos hoy, el pack ya viene en un solo paquete con dos sensores y los touch.

Pronto descubriremos que hay que saber escoger los hechizos. El poder eléctrico es de área pero disperso,
para un solo oponente es más adecuado uno con mirilla específica.


Lo primero que nos llama la atención al ejecutar el juego, tras instalar sus nada desdeñables 26.62 gigas de datos, son los largos tiempos de carga. Esto, al igual que la fluidez del juego, dependerá del equipo que tengamos, pero siempre nos moveremos, por lo general, en tiempos de espera elevados. Así que si tenéis un SSD y espacio suficiente, no lo dudéis, este es uno de esos videojuegos que se verán muy beneficiados por ello. Además, hay que indicar que no hay ningún tipo de indicador de porcentaje de carga con lo que no nos queda más que esperar estoicamente a que el mundo de juego aparezca ante nosotros.

De igual forma que los tiempos de carga dependerán, en mayor o menor medida, del lugar de instalación, la fluidez del juego lo hará del equipo que poseamos. Los requisitos oficiales son un Intel Core i5 4590 o equivalente, y una GPU GTX970/AMD 290 o equivalentes. Hay que recordar a los usuarios de Oculus Rift que desde hace un tiempo no es necesario mantener los 90fps constantes y que, manteniéndolos por encima de 45, el ASW se encarga de interpolar los frames intermedios.

A veces nos veremos rodeados de enemigos que nos disparan proyectiles.
Es nuestra decisión optar por movernos con el stick, esquivarlos con nuestro
propio cuerpo o agachándonos en el mundo real, o parándolos con el escudo mágico.


Por desgracia, para los que posean equipos más modestos, el juego no permite ajuste gráfico alguno, teniendo tan solo el que viene por defecto. En este punto hay que destacar que, sin tratarse de un juego de gran presupuesto ni destinado a un público muy amplio por el lógico requisito de un casco realidad virtual para PC, consigue mantener un aspecto técnico muy bueno dentro de sus limitaciones. El motor gráfico es sólido y está lleno de efectos de shaders que añaden vistosidad a las ya de por sí meritorias texturas. Todo ello ayuda sobremanera a sumergirse en el ambiente que nos rodea, tan solo empañado muy levemente por el hecho de encontrarnos alguna carga de textura tardía.

En cuanto al audio, la música acompaña en los momentos justos y, sin ser una banda sonora épica ni grandilocuente, está imbuida de un carácter marcadamente celta que ayuda más, si cabe, a la inmersión en este particular universo. Ayuda a todo ello un uso correcto de los efectos y el posicionamiento sonoro, así como un doblaje de calidad pero, eso sí, sílo en inglés. No obstante y por fortuna, tenemos la opción de activar subtítulos en español, que si bien no es español, sino, según reza la web, “mexicano”, es totalmente entendible y hace que el juego pueda ser al 100% disfrutable sin estar pensando en ello.

En el laboratorio tendremos a mano todo lo necesario para descubrir nuevos efectos mágicos
que utilizar durante el juego a nuestra conveniencia.


En un juego de RV, uno puede pensar en la adecuación de dichos subtítulos al juego. Podemos estar tranquilos porque InXile ha hecho un buen trabajo y están situados a un tamaño y distancia totalmente cómodos para la vista, mención a parte de que nos acompañan en el centro de la pantalla aunque desviemos la vista mientras nos están indicando alguna instrucción de forma que nunca nos perdamos nada.

En cuanto a la jugabilidad, hay que decir que es como si hubieran traído un clásico dungeon crawler al presente. Un paso más allá de juegos como Legend of Grimrock. De hecho uno de los 3 tipos de movimiento que tienes es emulando las clásicas cuadrículas que todo amante del género bien conoce. A ello se suma el típico sistema de teletransporte muy presente en los juegos de RV para personas que están empezando y quieren evitar del todo los mareos, y directamente desde las opciones podemos activar el modo de movimiento libre para movernos con el stick izquierdo de forma fluida como en cualquier juego actual. Tres formas de controlar el juego para adaptarlo a nuestras preferencias y nuestro grado de adaptación a la RV.

Sticks de control a parte, el uso de los botones nos permite seleccionar los hechizos que vamos a tener activos en cada mano, pudiendo combinar distintos tipos de hechizos en cada una; lanzar dichos hechizos con los gatillos; hacer aparecer un escudo que recuerda directamente a la película de Doctor Extraño tanto en la forma como en la posición que toman las manos al crear dichos escudos o, simplemente haciendo los gestos naturales de las manos, coger objetos que nos vayamos encontrando.


Hablando de objetos, para tomarse una poción tan solo tienes que cogerla y hacer el gesto de bebértela o bien dejarla en tu cinto para luego. Aunque el inventario real está en el laboratorio, ya que cuando cogemos un objeto que hay que guardar, aparecerá un sapo gigante que lo recogerá y desaparecerá a través de un portal. Para ir nosotros a dicho laboratorio debemos levantar la mano (¡¡ojo con la lámpara!!) y allí es donde podremos combinar dichos objetos para crear, echando pociones en un caldero y removiéndolo, nuevos hechizos. También tenemos un grimorio en la cintura que podemos consultar en cualquier momento y nos da información del juego y de nuestro personaje. Así como si miramos nuestros guantes y las gemas que poseen, que nos indicara cada uno la vida o los puntos de experiencia restantes para subir al siguiente nivel.

Las subidas de nivel son bastante básicas y se traducen en la elección entre tan solo dos opciones de una mejora. Estas mejoras pueden ser de nuestro equipo, personaje o incluso la magia. Por ejemplo, podemos elegir tener más puntos de vida o que si abres los escudos de energía con ambas manos y los juntas se cree uno mejorado.

A veces encontraremos áreas más amplias en las que combatir.
Como siempre, la estrategia a seguir es cosa nuestra.


Una vez tenemos el control asumido podemos sumergirnos en el mundo que se nos ofrece. Y sí, sumergirse es la palabra. Cuando estás jugando te ves allí dentro, te olvidas de todo. Hay que tener cuidado en los combates y tener bien configurada la rejilla de aviso de colisión en el cuarto para no tener un problema porque, si tenemos el privilegio de poder tener espacio para movernos un poco y la configuración con los “constellation” adecuada para ello, poder enfrentarte a los enemigos lanzando hechizos con una u otra mano según nos interese, sacar el escudo y detener los ataques enemigos simplemente haciéndolo cuando nos van a impactar o, simplemente, esquivar moviendo realmente tu cuerpo… hace que te olvides de que a tu alrededor hay un muro con el que puedes impactar.



Y es que la forma en que aparecen los enemigos suele ser una suerte de modo horda cuando llegas al lugar indicado. A veces ocupan tu mismo espacio y en otras están a una distancia que no puedes cubrir y toca pensar en el hechizo más adecuado, de área, a distancia, con mirilla de precisión o sin ella… Aparte de escoger qué mano utilizas para el escudo porque, y aquí nos encontramos con un pequeño problema, al poder atacar con ambas manos usando el gatillo, para el escudo hay que utilizar uno de los botones frontales, resultando imposible tener el escudo en la mano izquierda y moverte con el stick al mismo tiempo. Tendremos que decidir entre utilizar el escudo con la derecha y disparar con la izquierda, alternar entre disparo y escudo teniendo en cuenta que algunos hechizos requieren unos leves instantes de recarga, o bien utilizar el escudo con la izquierda y disparar con la derecha utilizando nuestras propias piernas para movernos y esquivar con lo que nos vemos limitados al espacio del que dispongamos despejado, habida cuenta de que es algo que no podremos hacer si tenemos el Oculus configurado en 360º o 180º. Cada uno deberá buscar la solución que mejor le funcione.

Este sonriente esqueleto con armadura y escudo no nos va a dejar continuar fácilmente.


Concluyendo, Mage's Tale es una grata sorpresa en un mercado que cada vez está más evolucionado y tiene más y mejor catálogo, pero al que aún le queda mucho que andar para poder equipararse a cualquier plataforma tradicional. Mientras jugamos el juego podemos deleitarnos con su acción, sus puzles, sus detalles, viéndonos sumergidos en un juego de estas características; pero no deja de ser un juego que, de no estar disfrutándolo en la RV, sería bastante básico, y las alrededor de 10 horas para completarlo acentúan esa sensación. No obstante, en un mercado que temíamos que pudiera estancarse en las experiencias cortas, con ejemplos meritorios como Batman Arkham VR, de muy buena factura pero apenas de un par de horas de duración, podemos, con juegos como éste, afirmar, que se va por buen camino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario