7 de octubre de 2017

'Flynn: Son of Crimson', otro notable salido de la factoría GameMaker

YoYo Games envía una newsletter a todos aquellos que poseemos una licencia de alguna versión de su entorno de desarrollo de videojuegos, GameMaker (aunque la pobre esté muerta de asco en un rincón del PC), en las que en ocasiones reseñan algunos de los nuevos desarrollos llevados a cabo por su comunidad. En su última comunicación, un juego destaca por su magnífico aspecto píxel art - Flynn: Son of Crimson.



Creado por el mayormente desconocido Studio Thunderhorse, que entre sus credenciales cuenta básicamente con un par de juegos para iOS, el tráiler de Flynn: Son of Crimson presenta un plataformas de acción rápida pero medida con un aspecto sensacional gracias a su píxel art preciosista y animaciones increíblemente largas y detalladas, del que tenéis ejemplos en el Tumblr del estudio.




La historia del juego, una aparente reinterpretación de la shakespeariana Romeo y Julieta, habla de una guerra entre dos mundos paralelos, el de los dioses y el de los humanos, causada por el romance prohibido entre una diosa y un guerrero humano. El sacrificio de la diosa permitió poner fin al denominado Gran Conflicto, sellando el paso entre los mundos. Ahora, décadas más tarde, la barrera que separa los mundos se está resquebrajando y un antiguo mal se está filtrando al mundo de los humanos.



Flynn propone un sistema de combate tremendamente dinámico, gracias a la posibilidad de cambiar de arma al instante, pudiendo combinar sus distintos efectos para crear largos combos que aprovechen las características específicas de cada arma: la espada es el arma inicial y posee un ataque ascendente que abre la posibilidad de combos aéreos; el hacha es lenta pero poderosa y permite destruir las defensas enemigas; las garras son rápidas y nos dotan de una gran movilidad; y el arco añade ataques a distancia y daño elemental con nuevos tipos de flecha.

En nuestra aventura, viajaremos por la isla de Rosantica, formada por 5 regiones distintas, con su ambientación y enemigos específicos. Dicha ambientación será puntuada por la sensacional banda sonora, a tenor de lo que hemos podido escuchar hasta el momento, compuesta por Jacob Linke; épica y evocativa a partes iguales. Reminiscente de la banda sonora del anime Samurai 7 o, y esto son palabras mayores, del trabajo de Joe Hisaishi para Studio Ghibli.



Para llevar adelante su proyecto, y como sigue siendo habitual en el caso de pequeños estudios indie, Studio Thunderhorse ha lanzado una campaña en Kickstarter con la que recoger los fondos necesarios para completar un desarrollo que, por cuanto puede apreciarse, está ya muy avanzado, con un año de trabajo ya a sus colectivas espaldas. No obstante, apuntan aún a una posible fecha de lanzamiento en el primer trimestre del 2019.

Con 17 días aún por delante, y 31.576$ recogidos de los 40.000$ buscados a modo de financiación, todo parece presagiar que la campaña se cerrará con éxito, tal vez incluso alcanzando algún objetivo extra. Así que no dudéis en mostrar vuestro apoyo al proyecto, si os parece tan interesante como a nosotros, y nos vemos en un futuro en la isla de Rosantica.



Más info en la página de Studio Thunderhorse
Página de la campaña del juego en Kickstarter

1 comentario:

  1. Me ha recordado mucho al Momodora. Tiene muy buena pinta, así que a esperar. Gracias por darle a conocer.

    ResponderEliminar