29 de agosto de 2017

Impresiones con 'Minimal Over Wheels': carreras para móviles de los creadores de 'Risky Woods'


Siempre es interesante volver a ver a viejos conocidos del software español, como es el caso de Raúl López. Puede que este nombre a simple vista no os diga mucho, pero si hablamos de algunos de sus juegos la cosa cambia, pues Raúl fue uno de los partícipes de la denominada 'Edad de Oro del software español', participando en juegos como Hundra o Risky Woods.



Después de aquellos legendarios tiempos de los 80, la verdad es que se le perdió un poco la pista, y ha vuelto formando parte de la renovada Zeus Software para presentarnos el juego Minimal Over Wheels.

Como su nombre indica, se trata de un juego de coches, aunque desde luego no el típico juego de carreras. Casi podríamos decir en algunos tramos que se trata de un juego para practicar para el carnet de conducir. En él conducimos un vehículo, un turismo, por diversos circuitos de dificultad creciente, y debemos respetar -aunque no es obligatorio- las señales de tráfico y tener cuidado con los distintos obstáculos que nos irán apareciendo por la carretera.

¿Un 205 en la portada del juego? ¿Dónde me apunto?

La carretera en los circuitos es siempre vertical, nuestro vehículo siempre se desplazará hacia arriba por carreteras de entre uno y cinco carriles en distintos decorados, desde montañas a escenarios nocturnos con escasa visibilidad.

El objetivo de cada escenario es muy simple: llegar a la meta sanos y salvos dentro del tiempo máximo establecido. Las distintas señales de tráfico están para respetarlas pero, como comentábamos antes, no es obligatorio. Si lo hacemos, conseguiremos terminar el circuito con el logro de respetar las señales, y si no lo hacemos, aparte de no tener dicho logro, aumentaremos mucho la posibilidad de chocarnos contra algo y, por lo tanto, no terminar el circuito. Por poner un ejemplo, no es obligatorio hacer un stop, pero si no lo haces es muy probable que choques contra los coches que están pasando en ese momento. Así mismo, si la velocidad de un tramo son 50 km/h y pasan a más de 120 km/h, la probabilidad de que te choques contra algo sin que lo veas venir es bastante alta.

Los gráficos son sencillos pero funcionales
y con cierto aire retro
Los gráficos son curiosos, recuerdan a los primeros tiempos de los juegos poligonales, y no me refiero a los 32 bits sino a los de 16 bits de Amiga y Atari, con árboles, casas y coches planos y con pocos polígonos. Los escenarios se ven en general vacíos, con poca vida, sobre todo cuando estás en un tramo a 30 km/h donde hay que ir tan despacio que todos estos detalles se notan más. No es que mayor espectacularidad gráfica fuera necesaria por el tipo de juego que es, pero tampoco le habría venido mal contar con, si no objetos más detallados, sí al menos algo más de vida en los escenarios.

Por lo demás, el juego no presenta muchas opciones distintes; todo se reduce a conducir hacia arriba controlando la velocidad, el freno, las luces y el cambio de carril. Acelerar y decelerar se hacen simplemente moviendo hacia arriba o hacia abajo el dedo por la pantalla, y cambiar al carril de la derecha o la izquierda pues más o menos lo mismo también. Pisar el freno o echar las luces se hace pulsando unas zonas concretas de la pantalla, y de los controles ésta es la parte que mejor funciona.

De noche la cosa se complica
Los primeros niveles son muy frustrantes, primero porque no conoces los circuitos, pero sobre todo porque tardas bastante en conseguir hacerte entender en las cuatro direcciones, es decir, acelerar, decelerar, izquierda y derecha. Es simplemente moviendo el dedo por la pantalla en la dirección que quieres, pero más de una vez me ha pasado querer cambiar de carril y terminar acelerando/decelerando, o intentando cambiar la velocidad y que no pase nada. Poco a poco le vas pillando el tranquillo (en la web oficial hay una serie de consejos muy útiles) y cada vez vas cometiendo menos fallos, pero al principio da casi la sensación de que no funciona bien.

Puede que no sea espectacular y que el control empiece pareciendo desesperante, però una vez que la das unas cuantas oportunidades se convierte en un título original y divertido de jugar, que es en definitiva de lo que se trata mientras viajamos en el tren o esperamos a que llegue el autobús. El juego está disponible para dispositivos iOS a un precio aproximado de 3,5€


Más info en la web oficial de Minimal Over Wheels
Página en App Store del juego

1 comentario:

  1. horrible , parece un juego de los miles gratuitos que hay en páginas de videojuegos flash para navegador y precisamente no de los más buenos, ya son ganas de ensuciar el nombre de Zeus Software con este juego cutre para el ya saturadisimo mercado de móviles y, además a un precio de 3,5 euros? Si gratis ya pasaría desapercibido así que con precio veo difícil que arañen muchas ventas.

    ResponderEliminar