11 de diciembre de 2013

Impresiones con la versión final de Teslagrad. ¡Plataformas y puzles electromagnéticos!

Que la escena indie está repleta de plataformas 2D es un hecho. Que una gran cantidad de ellos se puedan considerar del montón también lo es. Pero que aparezcan de vez en cuando productos por encima de la media, como Teslagrad, ya no es tan habitual. Por eso nos alegra (y satisface), que los chicos de Rain-Games se hayan atrevido con esta mixtura de plataformeo, aventura y puzle, mucho puzle. De hecho, sentirás mucho haber perdido práctica desde tus buenos años mozos, lee bien lo que te decimos…


Pero no adelantemos acontecimientos. La historia de Teslagrad nos pone en la piel de un niño que se ve envuelto en una extraña conspiración en un país que nos puede recordar a la Rusia soviética. Ya desde el inicio en una evocadora introducción a caballo entre la narración y la interactividad, tendremos que escapar por los tejados de la ciudad mientras nos persiguen una especie de soldados con el único objetivo de atraparnos. La lluvia del fondo, los tonos grisáceos y marrones de la atmósfera y el rictus severo de esos ‘soviets’ disfrazados de universo paralelo, provocan que la ambientación del juego prometa ya desde los inicios. Esta primera correría nos valdrá para hacernos con el control del chico y a preguntarnos de mientras por las razones de ser perseguidos.

La huida del principio del juego bajo la lluvia

Pronto llegaremos hasta un puente levadizo que se levanta como en los mejores Castlevanias. Entramos sin más dilación y sin mirar atrás para encontrarnos ahora en la desconocida torre de Tesla, un enorme mamotreto que preside la ciudad fuente de todo tipo de rumores y extraños sucesos. En la torre transcurre el resto de nuestra aventura, tratando de avanzar, resolver los puzles que se interponen en nuestro camino y descubriendo en fin poco a poco la misteriosa historia que rodea al juego. Al principio nos valdremos sólo de nuestro salto así que no pasará mucho tiempo hasta que necesitemos hacernos con el primero de los objetos que nos proporcionan poder sobre las fuerzas magnéticas y eléctricas: una especie de guantelete imprescindible para avanzar.

Los primeros puzles nos servirán para hacernos con la mecánica del juego

A partir de este momento todo cambia en el juego. Los puzles se ordenan en pos de activar o desactivar estas fuerzas electromagnéticas, y habrá que poner algo de nuestra parte e ingenio para seguir avanzando en la historia. En cierto modo nos puede recordar a las mecánicas de ilustres como Metroid, ya que el descubrimiento de nuevos objetos y su utilidad es lo que nos abre nuevas posibilidades en el mapeado. A menor escala que en el juego de Nintendo, pero ahí queda eso. Pronto nos vemos imbuidos en entornos diferentes pintados a mano y que ambientan de manera notable nuestro devenir por la torre, la música, sutil en ocasiones, sube de ritmo cuando llegamos a la cámara infernal donde nos aguarda nuestro primer enfrentamiento con un boss. Será necesario que utilicemos lo que hemos aprendido hasta el momento para deshacernos de él.

¡Algunas pistas pintadas' en las paredes!

A medida que avancemos las situaciones serán cada vez más peligradas. Nuevos poderes adquiridos provocan que nuestra mente tenga que pensar en un número mayor de posibilidades a la hora de sortear los nuevos obstáculos hacia los que nos arrojan los diseñadores del juego. La habilidad con los controles tampoco será ninguna tontería, y en ocasiones el tiempo para efectuar algunas acciones está realmente medido, por lo que es conveniente no desechar ninguna idea aunque fallemos en los primeros intentos. Por cierto, es muy recomendable el uso de un gamepad para disfrutar con Teslagrad, os sentiréis más cómodos que con el teclado.

Esta especie de teatros servirán para rellenar algunas lagunas de la historia

El resto del desarrollo se corresponde seguramente con lo que imagináis. En ocasiones volveremos sobre nuestros pasos, en otras nos toparemos con un muro de piedra que no nos deja avanzar, consultaremos el mapa para verificar que habitaciones nos quedan por explorar. En fin, salvo un par de ocasiones en los que nos hemos desorientado completamente, la exploración nos proporcionará las suficientes pistas como para saber hacia donde dirigirnos. La dificultad es media–alta, sobre todo a partir del primer tercio del juego cuando tendremos que poner a funcionar nuestra cabeza y dedos. Moriremos muchas veces pero poseemos vidas infinitas, no es un plataformas de habilidad tipo Mario o Donkey Kong al uso. Y eso sí, olvidaros de inútiles tutoriales, flechas indicativas y diálogos con los personajes. En Teslagrad viviremos una desolación narrativa absoluta excepto en los momentos en los que descubrimos nuevas piezas de puzle audiovisuales que van completando las lagunas de la historia, y que los diseñadores de Rain Games han sabido introducir muy bien en el juego sin cortar innecesariamente con vídeos o escenas automáticas. ¡Bien!

¡Más os vale llevar la capa en esta zona!

En conclusión un plataformas aventurero de puzles mucho más que digno, un soplo de aire fresco al saturado mercado del género en la escena Indie que viene a demostrar que con talento y dedicación se pueden conseguir productos de altísimo nivel. Teslagrad se deja jugar, es desafiante, su ambientación es excepcional y en ocasiones resulta frustrante, como todo buen juego de la vieja escuela. Tampoco es que esté exento de problemas, claro, como determinadas ocasiones en las que nos sentiremos algo desamparados por parte de los diseñadores, desorientados sin saber que hacer, y superar algunas habitaciones será todo un ejercicio de prueba, error y habilidad meticulosa. Nada que no se arregle si llevamos más años de los que quisiéramos a las espaldas. Los gráficos pintados a mano, las animaciones, la música ambiental y la historia que se hilvana ante nuestros ojos gracias al uso de una narrativa original y funcional, redondean a nuestro juicio un juego a tener en cuenta. A partir del próximo viernes estará disponible para ordenadores en Steam o Desura, y más adelante llegará a consolas como WiiU y PS3 si nada se tuerce en el camino.

¿Y esta misteriosa estatua?


Descarga la demo de Teslagrad

Más información en la web oficial del juego

1 comentario:

  1. Es imposible no acordarse de Castlevania: Symphony Of The Night, cuando uno ve en el trailer las "Blink Boots" o la "Polarity Cloack", jejejeje.

    Espero que sa una buena señal.

    ResponderEliminar

¿Es el Spectrum Next la evolución que esperabas del <i>Speccy</i>? Tim Gilberts nos muestra en exclusiva la esperada máquina

Los pasados 27 y 28 de octubre tuvo lugar la Play Expo Blackpool 2018 , un encuentro retro en la ciudad costera británica cerca de Mán...