11 de diciembre de 2013

Impresiones con Eador, Masters of the Broken World, un juego de estrategia táctico por turnos

Cuando la estrategia en PC se puso de moda a mediados de los 90 con juegos como Command & Conquer o Warcraft, es decir, juegos de estrategia en tiempo real, parecía que la estrategia por turnos quedaba relegada a un segundo plano muy de nicho. Quizá Civilization fue la única que mantuvo su éxito, pues la mayoría de las grandes sagas por turnos (Panzer General por poner un ejemplo significativo y conocido) languidecían y en muchos casos desgraciadamente desaparecían. Aunque el género siempre se mantuvo con juegos como Heroes of Might & Magic, no fue sino gracias al auge de los indies y, sobre todo, del éxito del remake de XCOM: Enemy Unknown por parte de Firaxis, que hay toda una avalancha de juegos que utilizan la estrategia táctica por turnos.



En cualquier caso, FX Interactive, nuestra querida editora patria, había apostado desde siempre por la estrategia e incluso por subgéneros minoritarios de esta como la gestión económica y similares. Así que no es de extrañar que ante el auge de la táctica por turnos esté publicando varios juegos de este tipo, como por ejemplo el interesante Conquistadores del nuevo mundo. Pero centrándonos en el juego que nos ocupa, Eador, Masters of the Broken World es fruto del estudio Snowbird Games (fusión de la distribuidora rusa Snowball Interactive que fue la que llevó a este país juegos como Mass Effect o Europa Universalis y Snowberry Connections, conocida por ser los creadores entre otros de Mount & Blade). El juego fue aprobado inicialmente por la comunidad en Steam Greenlight y por lo tanto desde hace algún tiempo se podía adquirir por esta vía, aunque ahora es FX quien nos ofrece el juego en España en copia física y traducido a nuestro idioma.

A medida que ganamos experiencia iremos mejorando las habilidades de nuestras tropas

La historia de Eador, Masters of the Broken World nos pone en la piel de un dios en el universo de Eador, una serie de fragmentos de mundo que por los avatares del destino han acabado flotando por el espacio. Estos mundos están poblados por toda clase de individuos y seres mitológicos como trolls, ladrones, vampiros, lanceros u orcos, y son el campo de batalla donde se enfrentan las ambiciones de otros seres supremos como tú. Por lo tanto nuestra misión consistirá en luchar y conquistar cada fragmento de mundo para conseguir unirlos y volver a formar un planeta con todos ellos bajo tu mando e influencia. Para conseguirlo, tendrás que explorar los diversos mundos, reclutar tropas, estudiar hechizos, mejorar tus infraestructuras y entrenar a tu avatar.

El escenario de combate utiliza el clásico recurso de las casillas hexagonales
Eador recuerda mucho a simple vista a juegos como Disciples o Kings’ Bounty (ambas sagas editadas también en España por FX Interactive), aunque cuenta con su propia personalidad. Cada mundo se divide en casilas hexagonales, todas ellas conquistables, explorables y mejorables. De hecho, lo de la exploración y la construcción de mejoras es una parte esencial, pues al conquistar una casilla básicamente sólo conoceremos una parte muy pequeña de su territorio y apenas si habremos contactado con los habitantes de la misma, y explorarla entera nos llevará tranquilamente sus 20 o 30 turnos en los que encontraremos de todo, desde bandas de maleantes a seres de ultratumba o restos de civilizaciones olvidadas.

Después de una dura batalla aquí tenemos el resultado final. ¡Victoria!
En cada descubrimiento tendremos que luchar contra todo aquello que nos encontremos (o huir, si los rivales tienen pinta de ser demasiado fuertes para nosotros) antes de poder disfrutar de los tesoros encontrados. Si es que, al final de todo, hay algún tesoro, aunque quizá muchas veces el mejor tesoro que encontrarás es en forma de experiencia que hará mejorar tus tropas. Toda esta planificación (qué construir, qué reclutar, qué explorar, qué estudiar) sirve al final para tener el mejor ejército posible a la hora acudir a la batalla. Aquí, durante los combates, debemos decir que el control es un poco incómodo, y hasta que te acostumbras es muy probable que des órdenes a tropas cuando simple y llanamente querías hacer cualquier otra cosa. Del mismo modo, las animaciones de las unidades son un poco lentas y a veces desesperantes, haciendo los combates poco dinámicos. Pero gracias a la tremenda profundidad del juego y de todas sus facetas abarcadas, estos problemas en los combates, que serían fatales en cualquier juego de su estilo, aquí pasan un poco más desapercibido. Sí, los problemas están ahí y te vas a dar con ellos de vez en cuando, pero son tantas las cosas que hay que hacer que al final sólo es una faceta más.

Después de una primera “campaña” a modo de introducción, empieza el juego de mundos realmente…

Porque esa es la cosa de Eador, que abarca tantos aspectos que para pasarse su modo campaña con cualquiera de sus avatares (que eliges al principio entre un guerrero, un mago, un ladrón, etc) hay que dedicarle muchas muchas horas. Si echamos un vistazo al punto de vista técnico, Eador no es ninguna maravilla. No es que sea malo, sino que simplemente a nivel sonoro como gráfico el juego cumple sin más, sin destacar en ningún aspecto (aunque quizá sorprenda que los diálogos no estén doblados siendo un juego de FX, aunque ya pasaba lo mismo con Conquistadores), pero es que en este tipo de juegos tampoco lo necesitan. Un aspecto, por otro lado, sí esencial en un juego de estrategia de este tipo es la IA, donde si bien en las partidas que llevamos no es que nos hayamos encontrado ante un oponente sorprendente e ingenioso sí que al menos no comete fallos clamorosos ni hace estupideces.

En nuestra fortaleza principal podremos construir toda clase de edificios.
Algunos nos darán riqueza, otros reducirán la disidencia y otros nos permitirán mejorar nuestro ejército
Como conclusión de estas primeras impresiones con Eador, se trata de un juego serio, profundo y que tarda en arrancar pero que cuando lo hace vas viendo que se trata de un título que te puede dar muchas horas de juego y diversión, pues los chicos de FX, aparte de su bien hacer general y de su política de precios (ya sabéis, 19,95 €), se incluye con el juego Eador Genesis, que como su nombre indica se trata el origen de la saga y podría decirse que se trata de dos juegos por el precio de uno.

Hemos conquistado nuestro primer fragmento del mundo. ¡Bebamos el vino de la victoria!


Más información en la web de FX

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Es el Spectrum Next la evolución que esperabas del <i>Speccy</i>? Tim Gilberts nos muestra en exclusiva la esperada máquina

Los pasados 27 y 28 de octubre tuvo lugar la Play Expo Blackpool 2018 , un encuentro retro en la ciudad costera británica cerca de Mán...