23 de septiembre de 2013

Impresiones de Valdis Story, el metroidvania indie preciosista

En el cuartel general de Endless Fluff se desarrollan juegos indie, pero no son novatos en absoluto. Kyron y Carolina llevan ya varios años pixelando héroes y villanos, experiencia que se nota en Valdis Story desde el primer vistazo, un juego que, sin duda, entra por los ojos. Pero... ¿otro metroidvania? ¿No estamos ya un poco hastiados de tantos clones?



Antes que nada os voy a poner en contexto brevemente: hace no demasiado tiempo, la diosa Valdis fue asesinada por su malvada hija Myrgato, la diosa oscura. A Alagath, su hermana gemela, la diosa de la luz, no le hizo gracia, y ambas han estado en guerra desde entonces. Lo peor de todo es que ambas están usando las almas humanas para crear ángeles o demonios a conveniencia, así que a los pobres humanos no les queda otra que elegir un bando o morir en medio del conflicto. Una historia simple pero eficaz, que nos irá enganchando a medida que avancemos.

Él quiere poder, ella quiere paz

Quien más quien menos ha echado una partida a algún Castlevania o Metroid en 2D. Nada nuevo os vais a encontrar en este Valdis Story: plataformas, equipo 'tuneable', peleas contra jefazos, mapa que tendremos que ir descubriendo... La mecánica no cambia un ápice. Sube de nivel, consigue nuevas habilidades con las que derrotar a tus cada vez más fuertes enemigos y explora los mapas para descubrir todos los secretos (que son muchos). Es ese tipo de juego que tantas veces hemos visto, pero que tan buenos ratos nos ha hecho pasar. Sabemos lo que el juego nos va a mostrar pero, qué demonios, es justo lo que queremos.

El que haya jugado a algún Castlevania en 2D sabe para qué sirve esa estatua

Valdis Story es un juego que se ha ido cociendo a fuego lento durante más de un lustro. Si ya habéis visto el tráiler de más arriba, comparadlo con este otro que data del 2007 y observad el cambio. En lo estético hay amor, mucho amor puesto en el juego. El diseño de no ya sólo cada héroe, sino de cada NPC y enemigo que te vas a encontrar, es exquisito. Las animaciones gozan de una fluidez que no estoy acostumbrado a ver en juegos indie, y el acabado de los fondos me hizo perder alguna que otra vida. A ratos (y salvando las distancias, por supuesto) me ha recordado al afán perfeccionista en la puesta en escena de Muramasa o Dust: An Elysian Tail. Una auténtica delicia.

En movimiento casi puedes notar esa brisa húmeda

No puedo poner pegas tampoco al apartado sonoro. Las melodías se atreven con alguna que otra guitarra eléctrica que encaja a la perfección con el ambiente del juego, y los efectos cumplen sobradamente con su función. También es justo decir que la dificultad del juego es alta, y que los combates son intensos, lo cual añade un punto épico a los mismos, cosa que a mí personalmente me agrada. He jugado en normal (nivel de dificultad dos de cuatro posibles) y sudé la gota gorda para derrotar a algunos jefazos.

Algunos jefazos os harán soltar muchos tacos

Y llegamos al punto al que temía llegar, la jugabilidad. Valdis Story lo tiene todo para convertirse en un juego grande, pero falla en lo esencial: el salto. Endless Fluff, ¿qué ha pasado? ¿Por qué ese mimo con las animaciones y ese desdén con algo que es igual o más importante? El salto es tosco e impreciso, y en algunas habitaciones hará que te tires de los pelos cuando falles en el último saliente y tengas que volver a subir con la barra de vida al mínimo. Es la única pega que le veo al juego, pero no es algo que se pueda pasar por alto. Si bien la alta calidad del resto de elementos logran eclipsar este desafortunado punto, toca ponerse en la piel de una novia y soltar eso de “yo perdono, pero no olvido”.

Los coleccionistas tienen muchos objetos que buscar

Incluso con este traspiés, Valdis Story es un muy buen juego. No es el mejor metroidvania al que he jugado, ya que (obviando a Metroid y Castlevania) se me hace imposible dejar de compararlo con mi amado Cave Story, aunque sí es un título obligado en tu juegoteca si te atrae este género.

Tras acabar con un jefazo te evaluarán

Reconozcámoslo, a todos nos gusta un toque RPG en nuestro género favorito. Hacernos más fuertes al avanzar en el juego o equiparnos algún atuendo que nos dé nuevas habilidades, son cosas que ya se han visto en shooters, hack and slash, simuladores y, por supuesto, plataformas. Catlevania: Symphony of the Night no fue el primero, pero tiene buena parte de culpa, ya que casi todos los demás episodios de esta maravillosa serie le imitaron en el planteamiento, a la vez que iban llegando más clones. Ahora bien, esto no tiene por qué ser algo malo, si dichos clones tienen la calidad de este Valdis Story, bienvenido sean.

Por: PixFran

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Es el Spectrum Next la evolución que esperabas del <i>Speccy</i>? Tim Gilberts nos muestra en exclusiva la esperada máquina

Los pasados 27 y 28 de octubre tuvo lugar la Play Expo Blackpool 2018 , un encuentro retro en la ciudad costera británica cerca de Mán...