18 de julio de 2012

Nihilumbra, el juego que no esperarías en un iPhone

Añadir leyenda
Hay ocasiones en las que algún título en concreto nos sorprende, y Nihilumbra es uno de estos casos. En un catálogo donde prevalecen los juegos excesivamente casuales, las malas conversiones, las chorradas máximas o los títulos retro mal adaptados, sabe a gloria bendita encontrarse un desarrollo como el realizado por el pequeño estudio español BeautiFun Games. Nihilumbra está pensado para plataformas móviles con pantallas táctiles, pero al mismo tiempo sabe aprovechar toda una tradición de videojuegos que viene desde hace muchos, muchos años...

Al principio del juego somos una pobre forma redonda

La historia nos situa a los mandos de una extraña criatura que no acaba de tener forma definida y que se arrojada al vacío irremediablemente. Apropiándonos de algunos poderes tendremos que avanzar nivel tras nivel mientras evitamos enemigos y resolvemos pequeños puzzles que se basan sobre todo en el más que notable diseño de niveles. Los controles son muy sencillos, ya que se mezcla una suerte de botones táctiles (izquierda, derecha y salto), y la posibilidad de dibujar con nuestro dedo pequeñas franjas de colores que nos sirvan para emplear nuestros poderes.



Aunque quizás al principio os pueda parecer que "es más de lo mismo", nada más lejos de la realidad. Ni los controles son inadecuados, ni la posibilidad de dibujar sobre la pantalla está integrada con fines puramente ornamentales, ya que forma parte intrínseca de la jugabilidad. En este sentido BeautiFun ha sabido introducir en un mismo cocktail un juego que creemos que puede gustar tanto a jugadores menos experimentados, que sólo quieren echarse unas partidas entre esperas del autobús, y aquellos algo más curtiditos que buscan un juego sin excesivas dificultades pero técnica y jugablemente bien terminado.

A medida que avanzamos adquirimos nuevos poderes especiales

Con todo la mecánica es sencilla. Todo será cuestión de abrirnos paso a lo largo de los diferentes niveles ambientados en diferentes mundos (nieve, lava, bosque...) y de aprovechar las cualidades que vamos adquiriendo poco a poco a medida que avanzamos y que están representadas por una especie de bolas de colores. Así por ejemplo mediante la bola azul podremos dibujar una pista de hielo que nos sirva para correr más o para hacer que nuestros enemigos resbalen y caigan a un precipicio, con la bola verde saltaremos más alto, la marrón nos permite agarrarnos a paredes y techos, etc. No podemos disparar a los enemigos, ni tampoco saltar sobre ellos, así que andaremos con mucho ojo estudiando con atención cada una de las situaciones a las que nos enfrentamos para resolverla de vez en cuando.

Esos bichos son peligrosos... ¡y tienen dientes!

Moriremos bastantes veces, sobre todo a partir de la segunda mitad del juego, pero gracias a los consabidos 'checkpoints' podremos seguir intentándolo hasta dar con la solución. El sistema y las vidas infinitas, aunque nos desesperaría en un juego de consola doméstica por ponernos las cosas tan 'fáciles', es perfecto para el medio en el que se desarrolla Nihilumbra. Por otro lado, un narrador nos irá explicando poco a poco la historia (aunque va dejando al mismo tiempo interrogantes de toda índole), y en los primeros compases del juego nos servirá como ayuda para saber qué y cómo hacer las cosas. Quizás su tono sea excesivamente pesimista, aunque ayuda sin duda a darle esa atmósfera de perdición que impregna el juego muy a lo Limbo por ejemplo.

Tendréis que usar vuestro ingenio para evitar a los enemigos

Técnicamente poco tenemos que reprocharle al juego. Los gráficos están diseñados a mano y algunos sprites muy bien animados, sobre todo el de nuestro protagonista y el de algunos enemigos que nos recuerdan a las sombras vivientes de Heart of Darkness. Los escenarios van cambiando a medida que avanzamos de 'mundo', y las melodías se adaptan a los decorados, aunque en ocasiones nos hubiera gustado que esos ritmos con tanta parsimonia dejaran paso a otro tipo de temas. Sonidos y efectos especiales, y algunas sorpresas que nos aguardan en nuestra aventura redondean un conjunto muy bueno.

Gracias al poder azul podemos desplazar esa pesada caja

En conclusión Nihilumba no es definitivamente el típico juego que te puedes encontrar en el catálogo de títulos para dispositivos iOS. Es totalmente original, por aquello de que no existe en otra plataforma, y no es una mala adaptación de un juego viejuno ni uno de esos títulos tan 'causalones' que lo dejas tirado a mitad de partida. El juego de BeautiFun posee profundidad y buen gusto, denota esfuerzo y planificación y es desde luego una excelente carta de presentación para este joven estudio. Que no os eche para atrás el precio, por encima de la media en la appstore, porque vale, sin ninguna duda, lo que cuesta, y más...

Visita la web oficial de BeautiFun Games

Compra Nihilumbra en la app store para dispositivos iOS

No hay comentarios:

Publicar un comentario