12 de diciembre de 2010

LOADING - Maziacs

He de confesar que me lo pasé en grande al teclado de mi Spectrum esquivando bichos tratando de encontrar el tesoro escondido en los laberintos de este Maziacs. Puede que las lluviosas tardes de aquél otoño ayudaran un poco, aunque si algo hay que reconocerle a este juego programado por Don Priestley para la británica dk’tronics, es precisamente su extraña capacidad de adicción y enganche.


SISTEMA: ZX Spectrum
AÑO: 1983
GÉNERO: Puzzle, acción
PROGRAMACIÓN: Don Priestley
PUNTUACIÓN: *****

El programa de Don nos ponía en la piel de un aventurero atrapado en un enorme laberinto dispuesto a encontrar un tesoro, pescarlo y volver al punto de partida. Los interminables pasillos están plagados de una especie de monstruos guardianes llamados “Maziacs” que deambulan como Pedro por su casa con muy mala baba y ganas de hincarnos el diente. Para superarlos necesitaremos hacernos con alguna de las espadas que se encuentran diseminadas en el escenario (se rompen al enfrentarnos contra un enemigo), hablar con los prisioneros para que nos indiquen el camino correcto en el laberinto, y recuperar fuerzas gracias a los montones de comida que de vez en cuando nos encontramos. Aún conociendo la utilidad de estos ítems y objetos, y aplicando algo de ingenio y táctica (sin contar con el factor suerte), hacernos con el tesoro no era nada fácil, ni siquiera en el nivel más bajo de dificultad, y la azarosa respuesta al teclado no ayudaba tampoco demasiado. Precisamente esta respuesta a las teclas constituye sin duda la mayor lacra del juego. No será extraño que cuando nos topemos con algún ‘Maziac’ y planeemos la huida por los pasillos, simplemente no sea posible porque nos enganchamos en alguna pared o porque la tecla tarda unos valiosos segundos en responder a nuestro dedo. El manejo con el joystick tampoco ayudaba mucho más, por lo que estamos condenados a tener más o menos suerte en nuestros encuentros casuales del laberinto. Por otro lado teníamos la posibilidad de redefinir todas las teclas a nuestro gusto y escoger un nivel de dificultad que variaba desde el 1 hasta el 4, este último reservado a auténticos kamikazes.

En una época donde los gráficos todavía eran bastante primigenios y no se les escrutaba con lupa ni criticaba por su ausencia de colorido, Maziacs sorprende gracias a una puesta en escena simplista pero muy efectiva, en la que destaca sobremanera la animación de nuestro personaje cuando lucha contra los habitantes del laberíntico decorado. Simpático y absorbente, esta cinta de casete no pasará desde luego a los anales de los videojuegos, pero seguro que muchos jugones de la época siguen reservando un rinconcito en su corazón para Maziacs, uno de esos curiosos inventos de los 8 bits que tan bien nos lo hicieron pasar hace años.

RetroManiac nº2, pág. 23

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Es el Spectrum Next la evolución que esperabas del <i>Speccy</i>? Tim Gilberts nos muestra en exclusiva la esperada máquina

Los pasados 27 y 28 de octubre tuvo lugar la Play Expo Blackpool 2018 , un encuentro retro en la ciudad costera británica cerca de Mán...